diciembre 5, 2021
25.2 C
Havana

15 de noviembre: nueva fecha para la Marcha Cívica por el Cambio

Foto: Roy Leyra

Texto: Mónica Fernández

Desde que ayer se anunció que se declaraba el 20 de noviembre como Día Nacional de la Defensa, sabíamos que teníamos que dar una respuesta a todos los que han estado apoyando esta marcha.” Con estas palabras, el dramaturgo Yunior García Aguilera, rostro más visible de la plataforma Archipiélago, anunció que la Marcha Cívica por el Cambio se adelanta al 15 de noviembre de 2021.

La convocatoria de la marcha, amparada en el artículo 56 de la Constitución cubana, tiene como propósito denunciar la violencia, exigir que se respeten los derechos de todos los cubanos, pedir la libertad de los presos políticos y una solución democrática y pacífica a los problemas entre gobierno y ciudadanía. Problemas que llevan un año escalando de forma muy pública: de un pequeño grupo el 27 de noviembre de 2020 con la llamada “Revolución de los aplausos” ante el Ministerio de Cultura, a miles de personas a lo largo del país el pasado 11 de julio.

Durante la conferencia de prensa de este viernes, el también miembro de Archipiélago, Fernando Almeida, resumió la esencia del evento: “El primer paso para ser realmente libres es saber que con el ejercicio de nuestra ciudadanía y de nuestro civismo (…) ya le estamos ganando a un sistema que nos ha enseñado a vivir en el ostracismo, en el silencio y, por tanto, en la alegalidad. (…) El derecho de manifestación, aún si no estuviese contemplado en la Constitución, sigue existiendo. Es un derecho inherente a la condición humana.”

Sin embargo, varias personas han podido experimentar en carne propia que tal derecho es fácilmente vulnerado. Se acumulan los reportes de detenciones al momento de entregar las cartas de notificación de la protesta, e incluso de un funcionario público negándose a recibirla. El propio Yunior García vio interrumpidas sus palabras durante la conferencia de prensa al serle cortado el servicio de Internet.

La marcha no solo fue reprogramada, también se le añadió la propuesta del uso del color blanco. Resulta tristemente irónico pensar que vestir de ese color puede prevenir episodios de violencia tras años de continuas detenciones a las Damas de Blanco.

Logísticamente, el cambio de fecha representa un desafío a una protesta cuyo éxito ya era improbable. De un sábado ahora pasa a lunes, lo cual en el caso de los estudiantes y trabajadores les pone en una posición de que pudieran ser movilizados al terminar la jornada. Si cuando fueron espontáneas las protestas el gobierno no tardó en lanzar a la calle a militares y civiles armados con palos, ¿qué hace pensar que esta marcha anunciada recibirá un tratamiento diferente?

Ello, unido a que ahora circulan dos fechas, contribuye a la atomización de la información. Y es de esperar que a medida que se acerquen la fecha, ETECSA restrinja el acceso a Internet y los organizadores identificados públicamente sean detenidos en sus domicilios. Lo que sí es indiscutible es que el hashtag #15N ya está circulando a través de las redes sociales. Y usuarios comienzan a dar ideas de cómo superar algunos de los desafíos.

Y aunque sí es cierto que en años anteriores noviembre fue escenario de ejercicios militares, resulta coincidentemente sospechoso que el gobierno cubano seleccionase precisamente el 20 de noviembre como Día de la Defensa. Las imágenes de los “boinas negras” patrullando la ciudad aún están bien frescas en la memoria ciudadana colectiva, y ya se sabe lo que estos ejercicios militares pueden significar para quienes decidan salir a la calle a manifestarse pacíficamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − cuatro =

Último minuto