enero 22, 2022
19.2 C
Havana

Adiós a la actriz cubana Broselianda Hernández

Fotos: Ingeborg Portales

Texto: Darcy Borrero

Era la reconocida actriz cubana Broselianda Hernández la mujer que hallaron sin vida en Miami Beach este miércoles por la mañana. La policía de la zona lo confirmó horas después de que una persona, al ver el cuerpo flotando, avisara a las autoridades.

Un reporte de Univisión puntualiza que, según los investigadores de la policía de Miami Beach, el examinador médico del condado Miami-Dade determinará las causas de la muerte, pero hasta el momento no se ha hecho pública. De todas formas, insistieron en que no hay signos de que se tratara de un asesinato.

Por la tarde, una vez confirmada la insólita noticia de la muerte de la actriz, los muros de cubanos en Facebook se llenaron de mensajes sobre la pérdida que implica para la cultura nacional, dentro y fuera de las fronteras de la isla.

Muchos de sus colegas escribieron mensajes de consternación en esta y otras redes sociales, donde se ha vuelto tendencia el nombre de Broselianda Hernández y fotos de la prestigiosa artista han sido colocadas por los fans en sus historias. 

En Instagram, las jóvenes actrices Yuliet Cruz y Camila Arteche, fueron algunas de las que dejaron conmovedores textos de despedida a su colega nacida en 1964 y convertida en una de las más influyentes de Cuba.

“Mi corazón está roto. Triste noticia que me niego a creer. ¡Qué dolor! ¡Qué tristeza deja tu partida!”, escribió Yuliet, en tanto Camila compartió imágenes de Broselianda durante un ensayo de la obra teatral Farándula. Las acompaño con estas palabras: “Tengo el corazón partido en mil porque solo los amantes de la vida sobreviven. Tú sobrevivirás en mí y en la historia de Cuba, mi Brose”.

Foto: Ingeborg Portales

A la que fuera alumna de Vicente Revuelta, Isabel Moreno y Miriam Lezcano, otros intelectuales la admiraron más allá de las pantallas. Abiertamente o desde el íntimo silencio que supone no haberle hablado nunca por considerarla gigante, inalcanzable en su dimensión teatralmente humana.

El camagueyano Juan Antonio García Borrero compartió esta estremecedora confesión En memoria de Broselianda Hernández: “Llevo un buen rato paralizado, leyendo por inercia los comentarios de dolor y asombro que las personas van dejando en Facebook. Todavía estoy dudando en escribir esta nota. Tengo la esperanza de que Broselianda Hernández aparezca en alguna parte mandando a parar tanto Fake”.

“Nunca hablé personalmente con ella, pero la admiraba tanto como actriz, y sobre todo como la mujer inteligente que escribía en su blog Viajera inmóvil”, comentó.

En las páginas de ese blog donde la actriz compartía sus historias a modo de bitácora, dejó una vez: “Queridos amigos: Aquí estoy, olvidada de mí. No de ustedes”. Sus palabras parecieran un presagio a pesar de la carrera tan exitosa que cultivó con su profundidad psicológica para interpretar personajes en todo tipo de escenario.

Desde 1986 con Castillos en el aire, dirigido por Rebeca Chávez, Broselianda se mantuvo como rostro del cine cubano. En 1990 participó en Isla Margarita (ItaliaCuba), que dirigió Vincozencio Badolizani; mientras que en 1994 estuvo en el elenco de Tiburón en La Habana (FranciaCuba). Pasando por Las profecías de Amanda (Pastor Vega, 1999) llegó en 2010 a José Martí: el ojo del canario, de Fernando Pérez.

Aunque recibió aplausos por filmes como “La anunciación”, “El Ojo del Canario”, entre otras, era ella una mujer de teatro, espontánea, que exteriorizaba con fuerza y emoción lo que pasaba por su pecho y por su mente.

Broselianda, hija de la escritora y periodista Rosa Ileana Boudet, contó en más de una entrevista que tenía un conflicto existencial con la actuación porque no quería ser solo actriz sino tener otra carrera. Pero a la larga defendió el criterio de que su profesión no es para personas de poco intelecto, sino que ese es uno de los estigmas a desmontar. Broselianda se graduó con Título de Oro y brillo en las tablas, en la gran pantalla y en la chica. No nació para ser mediocre, o no serlo como alguna vez dijo en una entrevista.

Foto: Ingeborg Portales

El mar la atrajo a la inmensidad y allí su pareja le llevó flores. Quizás las primeras de muchas flores que a partir de este 18 de noviembre comiencen a poner en su nombre en North Miami Beach, entre la calle 77 y la avenida Collins.  Allí donde concluyó su vida, en un país que la acogió durante el último quinquenio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − nueve =

Último minuto