septiembre 20, 2021
24.2 C
Havana

¿Cómo va la aplicación de la exención de aranceles de aduana a aseo, medicamentos y comida?

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Desde el lunes 19 de julio entraron en vigor las exenciones aduanales para la importación de medicamentos, comida y aseo a Cuba, como medida paliativa a la marcada escasez de esos productos en la isla y, a la vez, una respuesta tardía a las limitaciones que presenta el país desde hace años.

A pesar de que resulta insuficiente para mejorar la situación nacional, lo cierto es que, hasta el momento, ha gozado de gran aceptación y buena parte de los viajeros que han arribado a Cuba luego de su aplicación, acogiéndose a esta medida.

Según un reporte de Granma, solo en el primer día de implementación, mil 35 pasajeros pasaron bajo esta modalidad libre de impuestos.

Los viajeros contabilizados llegaron por los aeropuertos internacionales de La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba, y de un total de dos mil 139 equipajes, 788 transitaron por el canal verde de la Aduana.

De acuerdo con Yamila Martínez, directora general de Procesos Aduaneros de la Aduana General de la República, detalló que esta cifra representa el 76% de los pasajeros que ingresaron a la Isla el 19 de julio.

Este “éxito” ya se pintaba evidente, teniendo en cuenta que crear un mecanismo de importación gratuita de productos de primera necesidad era un reclamo al que por años el gobierno cubano hizo oídos sordos.

Un aspecto a destacar es que en la categoría de medicamentos se incluyen un grupo de insumos médicos de gran demanda por la ciudadanía, sobre todo en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Entre estos figuran dispositivos de diagnóstico para análisis y biosensores, mascarillas sanitarias desechables, máscaras para administrar oxígeno, hojas y mangos de bisturí, guantes, jeringuillas y culeros desechables de adultos.

Por la parte de aseo, destaca la premisión de productos como jabón, detergente y preparaciones para higiene bucal.

En el apartado de alimentos, lo curioso es la importación de bebidas no alcohólicas – que incluye la cerveza- y que, en el caso de las conservas cárnicas de bovinos, porcinos y aves, así como de embutidos y leche en polvo, solo se permiten productos correctamente identificados con marcas reconocidas de países como España, Portugal, Estados Unidos, Canadá, México, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay; y envasados al vacío los embutidos.

Ante la duda de cuán expedito es el proceso en los aeropuertos para atravesar el canal libre de impuestos, el jefe de la Aduana del Aeropuerto Internacional José Martí, Jorge Luis Bubaire, aseguró contar con el personal necesario para asumir sin dificultades el cumplimiento de las nuevas medidas.

Esto debería indicar que no se producirán demoras o trabas en el mecanismo, pero realmente, no es garantía pues en la práctica – y como realmente sucede en estos casos- el deber ser no siempre se corresponde con lo que es.

No obstante, para evitar complicaciones al respecto, las propias autoridades aconsejan que estos artículos vengan separados del resto de las misceláneas o apartados en un mismo equipaje.

Como esta exención de pago no abarca las operaciones por envíos internacionales ni los equipajes no acompañados, la llegada de viajeros vía aérea se convierte en una de las formas más convenientes hasta el momento de hacer llegar a Cuba las distintitas donaciones que se recogen por cubanos y amigos en distintas partes del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =

Último minuto