julio 3, 2022
23.1 C
Havana

AIS sigue recaudando dólares de remesas y entrega pesos cubanos a los beneficiarios

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Darcy Borrero

La American International Service (AIS) por sus siglas en inglés vuelve a la escena de las remesas —si es que alguna vez se fue del todo— en un contexto en que el gobierno cubano ha promulgado una resolución que limita la circulación de dólares en la isla.

Si bien por un lado la Resolución 176 del Banco Central de Cuba prohíbe “temporalmente”, la aceptación de dólares estadounidenses en efectivo en depósitos de cuentas bancarias, así como la compraventa de esa moneda, AIS continúa recibiendo esos dólares que se envían desde Estados Unidos.

Esto lo confirma la página web de la compañía de remesas que se presenta como un sitio con más de 15 años de experiencia en la gestión y tramitación de remesas desde el exterior hacia Cuba.

“Nuestra prioridad está orientada a brindar los servicios de manera fácil, rápida y segura, para que el cliente pueda obtener beneficios y alternativas atendidos por un equipo altamente calificado, con tecnología de vanguardia que maximiza el valor de las operaciones de envío de remesas a nivel internacional”, expone, pero no declara que la compañía sea cubana o que se rija por las leyes de algún otro país. Lo que detalla es que sus oficinas se encuentran en varias provincias de Cuba.

En la propia página aparece inmediatamente una calculadora en la que el usuario debe insertar el monto que desea enviar a su “ser querido”. Y esta responde cuánto costará la transacción y el monto que se recibirá en el lugar de destino. Por ejemplo, por enviar 100 dólares se aplica una tarifa de 10.12 dólares y el beneficiario recibe 2400 pesos cubanos en la isla. Es importante aclarar que todos estos montos están expresados en dólares estadounidenses, y que la tasa de cambio aplicada es la oficial de 24 CUP x 1 USD mientras la del mercado informal está hoy en 60 CUP x 1 USD. En el mismo portal hay disponible, además, un tarifario que ya tiene calculadas de manera predeterminada, las cantidades más frecuentes.

Un post de Facebook de la página Remesas a Cuba, que responde a la propia AIS, dice desde el pasado 29 de junio que “el sitio aisremesascuba.com te permite enviar dinero a Cuba desde donde estés, sólo necesitas conexión a internet. Depositamos en MLC y CUP, a tarjetas AIS y de los bancos Metropolitano y Popular de Ahorro”.

Para rematar el “ofertazo” la página desliza: “Unidos en una Sonrisa”, que no fuera un lema tan amargo si la situación en la isla no requiriera remesas urgentes para “salvar” a quienes enfrentan la escasez, las colas y la pandemia, que vive su peor momento.

AIS pudiera verse como una solución mágica ante la falta de canales seguros e inmediatos para envíos de remesas a Cuba, pero a la larga parece ser otra operación calculada que entiende a los “remesadores” como cajeros automáticos. Es, de hecho, contrastante la facilitación de este canal de envíos de dinero con lo que expresa la Resolución 176 del Banco Central de Cuba, del 15 de junio último, que ordena a los bancos e instituciones financieras no bancarias no aceptar “temporalmente” dólares estadounidenses en efectivo, tales como depósitos en cuentas bancarias y compraventa de monedas “en interés de proteger al país ante los graves daños que causa el bloqueo económico, comercial y financiero contra nuestra nación”.

Para ello se apoya en “la situación creada a partir del incremento de la persecución financiera por parte del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica; la inclusión de la República de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, y de bancos e instituciones financieras no bancarias cubanas en la lista de entidades cubanas restringidas”. Y resuelve que los bancos e instituciones financieras no bancarias cubanas, según corresponda, no aceptarán dólares estadounidenses, en efectivo, de personas naturales y jurídicas, tales como depósitos en cuentas bancarias y compraventa de monedas, “hasta tanto se reviertan las condiciones que dan lugar a esta medida”. A la larga, además de “sacar de circulación” una moneda que ya alcanzaba precios astronómicos en el mercado informal y “defenderse”, parece que el gobierno cubano presiona para que las remesas fluyan directamente hacia GAESA vía sus tiendas en MLC y tarjetas, aunque ello tenga efectos colaterales como las trabas para quienes operan dólares en los países donde radican.

Una de esas trabas es, por ejemplo, que los viajeros que ingresan a Cuba y no tengan otra moneda que dólares para pagar aranceles en aduana, puedan padecer retenciones de su equipaje. La mencionada resolución no supone cambios en los montos previstos para los pagos por concepto de aranceles como dice la televisión estatal, pero hay una transformación evidente que afectará a los viajeros provenientes de Estados Unidos y de otras economías dolarizadas, en tanto no podrán pagar en esa moneda sino que deberán portar las demás MLC autorizadas por el gobierno cubano.

Un funcionario de aduanas entrevistado por Canal Caribe, de hecho, reconoce que las monedas en las que podrán pagar quienes entren a Cuba son los dólares canadienses, coronas danesas y suecas, franco suizo, euros, libras esterlinas y yen japones, además del peso cubano (CUP), bastante devaluado incluso tras la unificación monetaria que supuso el fin para el peso cubano convertible (CUC).

Desde hace unas semanas en el programa de televisión estatal Mesa Redonda, la Ministra Presidenta del Banco Central de Cuba, Marta Sabina Wilson González, informó que el último día para que los cubanos pudieran depositar dólares estadounidenses en sus cuentas bancarias era el 20 de junio. En cambio, las personas naturales podrían tener dólares en sus manos y usarlos en transacciones de compraventa en el mercado informal. Y, desde el exterior, seguirían funcionando normalmente los depósitos en cuentas en Monedas Libremente Convertibles (MLC) para que sus dueños puedan seguir comprando en las tiendas homónimas, tal como ejemplifica el caso de AIS.

La Ministra achacó la medida a los efectos de la política de Estados Unidos hacia Cuba, en particular a las sanciones estadounidenses que califica de “extraterritoriales”, mientras que algunos prestigiosos economistas apuntaron que la decisión se inscribe en un panorama nacional e internacional al que hay que atender.

Por un lado, como relata un texto anterior que publicamos en esta web, está el recorrido, durante el último año, de las remesas a Cuba en un entorno de sanciones al sistema financiero vinculado a GAESA, y la salida de Western Union del mercado de las remesas en la isla caribeña; por otro la caída del dólar en el mercado internacional (situación que ha variado en los últimos días), así como la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo y la consecuente limitación de instituciones bancarias del mundo a los pagos (de la isla) en dólares por transacciones comerciales. Aun así, se están viendo los hilos sueltos y las contradicciones en cuanto a la recepción de dólares por parte de las instituciones financieras cubanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 8 =

Último minuto