julio 2, 2022
24.2 C
Havana

¡Alarmante!: los muertos por COVID-19 en el mundo ya son más de 4 millones

Foto: El País

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Estados Unidos tiene la cifra de muertos más alta del mundo, más de 600 mil, o casi uno de cada 7 decesos, seguido de Brasil con más de 520 mil, aunque se cree que la cifra real sea mucho mayor en el gigante sudamericano, donde el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha restado importancia al virus desde hace tiempo.

Fuentes y organizaciones sanitarias han informado que la cifra global de muertos por COVID-19, ya rebasa los 4 millones, en un momento en que la crisis se convierte cada vez más en una carrera entre las vacunas y la variante Delta altamente contagiosa.

Un estudio de Universidad Johns Hopkin da a conocer que el número de vidas perdidas en el último año y medio, iguala al de personas muertas en conflicto en todas las guerras habidas en el mundo desde 1982, apoyado por datos del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo.

Para que tengan una idea: la cantidad de fallecimientos es tres veces mayor a la de personas que pierden la vida en accidentes de tránsito en el orbe cada año. Es aproximadamente igual al número de habitantes de Los Ángeles o el país de Georgia y representa más de la mitad de la población de Hong Kong y a casi 50 por ciento de la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, se cree ampliamente que la cifra es inferior a la real debido a un subregistro derivado de los casos pasados por alto u ocultados deliberadamente.

A nivel mundial, con la llegada de las vacunas, las muertes por día bajaron considerablemente a unas 7 mil 900, en comparación con más de 18 mil en enero.
Pero en las últimas semanas, la versión mutante Delta, identificada por primera vez en la India levantó las alarmas en el mundo, extendiéndose rápidamente incluso en países con campañas de vacunación exitosas como Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel.

Por ejemplo, Gran Bretaña registró esta semana en un día más de 30 mil nuevas infecciones por primera vez desde enero, aun cuando el Gobierno se dispone a levantar este mes todas las restricciones restantes por el COVID-19 en Inglaterra.

Algunos países han impuesto nuevamente medidas preventivas, y las autoridades procuran intensificar sus campañas de vacunación. El desastre, sin duda, ha dejado expuesta la brecha entre las naciones ricas y las pobres. Es que las campañas de inoculación apenas están comenzando en África y otras latitudes necesitadas del mundo debido a la extrema escasez de dosis.

Ann Lindstrand, alta funcionaria de inmunización en la Organización Mundial de la Salud comentó que las variantes, la inequidad en el acceso a las vacunas y la flexibilización de las precauciones en los países ricos son “una combinación tóxica muy peligrosa”. En lugar de abordar la crisis como un problema de “yo y luego yo y mi país”, expresó, “debemos tomar en serio que este es un problema mundial que necesita soluciones globales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + seis =

Último minuto