noviembre 27, 2022
23.2 C
Havana

Anuncian incremento de muertes en Cuba por COVID-19

Foto: Roy Leyra

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Autoridades cubanas anunciaron para próximas semanas un aumento en las muertes por COVID-19 en la isla, donde la mayoría de los cubanos se debaten entre las precarias condiciones para la sobrevivencia y la esperanza de que, finalmente, la tan anunciada inmunización ayude a contener el azote de una pandemia que se acrecienta.  

“De diez fallecidos diarios nosotros llegaríamos al mes de junio a mil casos acumulados y estamos hablando de personas que todavía no se han enfermado, es decir algunos de esos fallecidos aún no se han enfermado, por lo tanto es bueno que las personas también tomen conciencia que nos toca a todos entender que gran parte de la problemática recae sobre nuestra conducta individual”, pronosticó el Doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, al referirse a la complejidad epidemiológica, reportó el noticiero de la televisión cubana.

Al presentar nuevos modelos matemáticos que auguran para las próximas semanas un aumento de los casos confirmados, al mismo ritmo de los días precedentes, Guinovart aseguró aludir incluso a individuos que aún no han enfermado “por lo tanto, es bueno que las personas también tomen conciencia”.

El país llegaría al mes de junio con la cifra acumulada de unos mil fallecidos de acuerdo al ritmo de muertes ocurridas con un promedio de diez víctimas mortales diarias, vaticinó además durante la más reciente reunión del Grupo de científicos y expertos que lideran las actividades de ciencia e innovación tecnológica en el enfrentamiento a la COVID-19, de acuerdo al periódico local Tribuna de La Habana.

Especialistas estiman que la evolución del SARS-CoV-2 y la falta de percepción de riesgo de muchos ha provocado el aumento considerable de casos diarios en la ciudad, así como de fallecidos, principalmente en el sexo masculino, comprendido en los grupos etarios de 70, 79 y 80 o más años de edad, influyendo, mayoritariamente, los antecedentes de enfermedades que presenta el paciente cuando es positivo al virus.

Citan entre las patologías más frecuentes en el diagnóstico de los positivos  la hipertensión arterial, diabetes mellitus, cardiopatía isquémica, enfermedad pulmonar, entre otras que condicionan desfavorablemente su estado de salud y evolución ante la enfermedad.

En La Habana, más del 30 por ciento de los fallecidos han presentado dos de las enfermedades,  más del 25 por ciento han padecido tres y cerca del 16 por ciento han tenido cuatro enfermedades como antecedentes, lo que obliga a redoblar las medidas y protocolos de salud establecidos. En los 15 municipios de la capital existe una alta dispersión del virus.

Ante el incremento desmedido para el control que se ha tratado de llevar en el país en cuanto a COVID-19, personal sanitario alude a la falta de percepción del peligro ante la enfermedad que está ocurriendo en un ya notable número de la población cubana, lo que atribuyen en buena medida al cansancio que experimentan las personas tras más de un año de estar enfrentadas a la agresiva pandemia.

En La Habana, epicentro de la enfermedad, donde a diario las cifras de contagios de manera general superan los 600 casos, se observan grupos de personas que hablan entre sí sin el debido distanciamiento, algunas con la máscara en la barbilla bajo el argumento en algunos casos de que “estoy cansado de esto”, apuntando hacia la mascarilla o “ya no puedo más con el nasobuco, demasiado calor, me ahoga”.

No sorprende encontrar en lugares de la ciudad grupos de jóvenes y hasta niños que se escabullen de sus hogares para jugar al fútbol o algún que otro deporte o distracción que lejos de alejarlos, los une de manera recurrente.

Y si de deporte se trata, por necesidad las colas en panaderías, tiendas en pesos cubanos (cup) o dólares (MLC), agromercados y comercios en general, ya apuestan por convertirse en la “afición nacional”. Ante la escasa oferta que puede brindar la frágil economía cubana, no aparece producto en el mercado ante el cual pueda evitarse la avalancha de los ciudadanos.

Distanciamiento aparte, hasta algunos se molestan cuando le mencionan la posibilidad de contagiarse debido a no cumplir con el distanciamiento. Cuba Noticias 360 es testigo de frases como: “ya déjense de payasadas”.

Parece una guerra de desgaste el habitual llamado de las autoridades de salud y gobierno, así como la abundante publicidad en los medios de prensa escrita, radial y televisiva a mantener la percepción de riesgo ante el acecho del coronavirus. “La vacuna”, ese es el clamor popular ante la longevidad de una pandemia que ha agravado los agudos problemas cotidianos y las costumbres de un pueblo que en 62 años no ha tenido muchos momentos de asueto.

Y como parte de la sostenida divulgación científica local acerca de los cinco candidatos vacunales que tiene Cuba en fase de experimentación, sobre lo cual internacionalmente se ha calificado a la isla como el primer país de Latinoamérica en poder lograr una vacuna propia, María Eugenia Toledo Romaní, investigadora principal de los ensayos clínicos de Soberana 02, candidato vacunal del Instituto Finlay de Vacunas, al referirse a que esta semana comienza la tercera dosis de Soberana 02 sostuvo en cotidiana conferencia de prensa del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) que el fármaco es una “plataforma segura y eficaz”.

Hoy, después de más de 62 mil dosis aplicadas solamente como parte de este ensayo fase tres, podemos reafirmarle a nuestro pueblo que la vacuna Soberana 02 es muy segura y con escasas reacciones adversas, afirmó la científica. “Le habíamos propuesto al pueblo que era una plataforma segura y hoy tenemos la confirmación de que si lo es”, reafirmó.

La especialista al suministrar algunos datos que ilustran la afirmación dijo que los eventos adversos más frecuentes presentados están relacionados con el sitio de la inyección, como el dolor en la zona “y esto es un evento que puede aparecer con cualquier vacuna”.

Toledo Romaní añadió que puede aparecer eritema o enrojecimiento alrededor de la zona inyectada y un poco de aumento de volumen, sobre todo con la segunda y tercera dosis, pero en proporciones muy pequeñas. “El síntoma general más frecuente que hemos encontrado es la cefalea, que desaparece rápidamente en las primeras 24 a 48 horas; febrícula y sensación de malestar general”, observó.

En tanto, hasta este miércoles Cuba confirma cinco mil 548 pacientes activos con COVID-19, en el día se reportaron mil 60 contagios de los cuales 177 son menores de 20 años, 338 de 20 a 39, un número de 348 de 40 a 59 años y 197 casos de 60 y más.

En las terapias intensivas son atendidos 120 pacientes, de ellos 48 en estado crítico y 72 graves, mientras en la isla hay un total de 701 fallecidos a lo largo de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here