septiembre 29, 2022
24.2 C
Havana

Apagones disparan la demanda de plantas eléctricas en Cuba

Foto: Archivo | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Basta asomarse a las mil y una variantes de Revolico que se multiplican de un día a otro en las redes sociales para saber qué compran y venden los cubanos: aceite a 700 pesos, cartones de huevo a 800, frazadas a 300 y, desde que comenzó esta nueva temporada de apagones, también las plantas eléctricas.

Lo que hasta hace poco era un lujo en ciertas mansiones de la capital, hoy se ha convertido en una necesidad que reclaman con insistencia buena parte de los cubanos, sobre todo los que tienen familiares en el exterior en condiciones de pagar los elevados precios de los generadores de electricidad.

Y es que cada una de estas plantas, según su potencia, puede llegar a costar entre 900 y 1500 dólares o su equivalente en pesos cubanos en dependencia de la tasa del USD en el mercado informal.

A precios más bajos pueden encontrarse en algunas tiendas en MLC en territorio nacional, sobre todo virtuales, pero lo cierto es que el grueso de estos equipos llega a los cubanos a través de la importación, fundamentalmente de familiares que las envían o de viajeros que las traen para vender.

El propio gobierno cubano, al valorar las afectaciones al sector residencial debido a la fragilidad del Sistema Eléctrico Nacional, autorizó de manera temporal la importación de este tipo de planta, incluso aquellas de una potencia superior a los 900 vatios, cuyo valor referencial en Aduana excede el valor máximo de 200 USD permitidos para importar por la vía de los envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería sin carácter comercial.

Pasado el primer impacto del precio estratosférico, comienza el segundo vía crucis para los propietarios de plantas: ¿cómo garantizar la gasolina para su funcionamiento en medio de un escenario signado por la falta de combustible?

Sin que hasta el momento la corporación Cimex —a la que se subordinan los servicentros de todo el país— haya emitido regulaciones públicas al respecto, en cada provincia y en cada establecimiento de venta de combustible existe la orientación verbal de que a los propietarios de generadores eléctricos se les vendan hasta 10 litros de gasolina, autorización gubernamental mediante; para conseguir la autorización se debe presentar el carné de identidad y la propiedad de la planta.
La vox pópuli, ya sea en redes sociales o en cualquier esquina de barrio, ha manifestado su inconformidad porque 10 litros de combustible no alcanzan para sobrellevar los apagones de 8 a 12 horas diarias que han tenido lugar durante los momentos más tensos del verano.

No obstante, la aparente normalidad con que se habla en los más disímiles escenarios sobre la compraventa de estos equipos, tampoco se trata de que las plantas eléctricas estén al alcance de todos los bolsillos.

Según varios vendedores consultados, los principales clientes son cubanos residentes en el exterior que las adquieren para sus parientes en la isla y emprendedores con negocios exitosos, lo que revela a las claras que el cubano promedio, sin más entrada financiera que su salario ni familiares en el exterior, sigue estando en desventaja.

1 Comentario

  1. Cmo siempre el mayor afectado el que nunca puede acceder a nada ,el q mas sufre los males del gobierno es el trabajador con su mísero salario q no tendrá a su alcance ningún medio para enfrentar las crisis en un país que le da la espalda a dios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto