enero 20, 2022
28.2 C
Havana

Confirmado, autor de ataque en Nashville murió en la explosión

Texto: Karla Castillo

Apenas amanecía el 25 de diciembre y una explosión sacudió el centro de Nashville. La policía descubrió restos humanos en el lugar del hecho, que confirmaron, pertenecen al autor del crimen y dueño de la autocaravana que voló por los aires: Anthony Quinn Warner, de 63 años.

En la mañana de navidad, la explosión de la autocaravana dejó tres heridos no graves y los restos humanos hallados luego, que, al ser cotejados con el ADN de Warner, dieron positivo.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) ha compartido pasos de la investigación, e indicó que se reunieron, junto a la policía, en el hogar de Warner, en Antioch, a unos 15 kilómetros de donde se produjo el evento, aun con la mira en Warner como sospechoso.

Allí, al hablar con vecinos, corroboraron que el mismo no estaba casado, que había vivido durante años con sus progenitores, hasta que en 2011 falleció su padre y finalmente se mudó a vivir solo a una casa cercana a la de su madre, Betty Christine Lane.

Las sospechas fueron volviéndose realidad al confirmar que, según registros públicos, Warner obtuvo un permiso de manipulación de explosivos en noviembre de 2013, pero caducó en noviembre de 2016, y que entre 1993 y 1998 fue instalador de alarmas con licencia.

También los vecinos informaron que era un hombre solitario, dueño de varios perros, y que estaba obsesionado con la tecnología y la idea de esta siendo usada para espiar y controlar a los norteamericanos, con recelos principalmente en la tecnología 5G.

Las autoridades creen que sufría de paranoia en lo relacionado con esa tecnología punta, lo que encajaría con una de las posibles motivaciones para que el ataque se produjera frente al edificio de la empresa de telecomunicaciones AT&T.

Se especula que su objetivo era perturbar al máximo posible las telecomunicaciones en la zona, algo que evidentemente logró, porque dejó sin servicio de telefonía fija y móvil a una buena parte de la ciudad y el daño causado por la detonación fue tal que durante la tarde, los vuelos programados para salir de la ciudad fueron suspendidos por problemas en las comunicaciones.

Desde el principio, se consideró el acto como intencionado lo que se reafirmó al enterarse las autoridades que el vehículo transmitió durante los minutos anteriores una advertencia a todo volumen sobre la inminente explosión.

Al producirse la explosión, se vieron llamas y humo negro en el centro de Nashville, precisamente, en el corazón turístico de la ciudad, que está repleto de bares, restaurantes y establecimientos donde escuchar música en directo, por suerte, los edificios del área fueron sacudidos por la explosión, pero no se reportaron derrumbes.

Varios cuerpos de seguridad se enfocaron en indagar lo sucedido, incluida la Policía local, los bomberos y el FBI, y ofrecieron una recompensa para cualquiera que diera información que condujera a la detención de los culpables de la explosión, además, se declaró la zona en emergencia civil y hubo toque de queda hasta este domingo 27 de diciembre, a las 4:30 pm horas locales.

En medio de la investigación, las redes sociales se lanzaron contra el alcalde de Nashville, John Cooper, porque en una entrevista sobre la explosión soltó una risa, la cual ofendió a muchos, que la consideraron inapropiada debido al momento de tensión que se estaba viviendo. Para algunos la reacción del alcalde fue inapropiada y poco profesional, mientras otros lo defendieron al decir que solo se trataba de nervios por lo sucedido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 4 =

Último minuto