febrero 5, 2023
30.2 C
Havana

Autoridades cubanas niegan responsabilidad en hundimiento de lancha en Bahía Honda

Foto: Twitter

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Las autoridades cubanas aseguraron este martes que el hundimiento de la lancha en Bahía Honda no fue resultado de “acciones invasivas ni agresivas” contra la misma, según un programa especial de la Televisión Cubana.

El espacio televisivo mostró los resultados de una investigación realizada por las autoridades del Ministerio del Interior (MININT) y la Administración Marítima de Cuba sobre este suceso ocurrido el 28 de octubre que causó la muerte de siete pasajeros, entre ellos una niña de dos años.

El segundo jefe del Órgano Especializado de la Dirección General de Investigación Criminal del MININT, Víctor Álvarez Valle, aseguró que se trataba “de una operación de tráfico de personas organizada desde los Estados Unidos por personas sancionadas en nuestro territorio”.

Además, agregó que se identificaron dos lancheros, de los cuales uno se encuentra detenido y el otro falleció. 

El directivo dió detalles sobre el grupo de personas que se reunieron para salir del país, quienes “se reunieron próximas a la costa para abordar la embarcación”, la cual “presentó problemas en los motores”. 

También se detalló que la embarcación había sufrido cambios estructurales, pues esta solo tenía una capacidad de diseño para seis personas y se le realizaron transformaciones buscando mayor capacidad, lo que repercutió “en la seguridad de navegación en aguas profundas”.

Álvarez Valle aseguró que la pesquisa realizada concluyó que los procedimientos empleados por la tripulación de Tropas Guardafronteras estuvieron determinados para evitar el impacto con la lancha.

El programa televisivo narró cómo al ser vistos por la guardia guardafrontera, el lanchero advirtió a los tripulantes de su presencia y dió un giro brusco para evitarla “y se produce un golpe que los testigos refieren como un golpe de motor”. 

Los especialistas informaron que los procedimientos por la tripulación de las tropas guardafronteras estuvo encaminado a evitar el golpe con la otra. “El giro, junto al peso de las personas, los tanques de combustibles y el movimiento de contrapeso provocan que la lancha se escora a la izquierda”, aseguraron.

El directivo militar añadió que para la investigación se creó un equipo especializado como establece la Ley de Proceso Penal, con el apoyo de peritos de experiencia del Ministerio del Transporte y de Seguridad Marítima.

Luego de revisar las evidencias, las autoridades indicaron que las huellas en las propelas revelan el rozamiento con el fondo, que provocó el levantamiento de uno de los motores.

La investigación pericial reveló también que sólo existe una huella en la que se refleja el daño en la zona de babor de la lancha (lado izquierdo). 

En el caso del barco guardafrontera demostraron que “se aprecian huellas con pérdidas del color del material exterior. No se aprecian huellas volumétricas o de deformación”. Además, se indicó que “el motor de la derecha estaba más arriba, y que sus hélices denotan huellas lineales de manera paralela como rozaduras”. 

La explicación a estas evidencias dada por las autoridades de la isla es que “esto sucedió porque la zona donde se produce el incidente es baja y al aumentar la carga se incrementa el calado. Como consecuencia sube la proa y el motor roza con el fondo marino arenoso y rocoso. El motor se resiente, la embarcación hace un giro hacia la izquierda, ocurre un desgobierno y luego el impacto”.

Durante el programa también intervino el ingeniero Juan Manuel Jiménez Hernández, jefe del Departamento de Seguridad para la Navegación de la Administración Marítima de Cuba, perteneciente al Ministerio del Transporte, quien explicó que “la lancha patrullera cubana trató de evitar el abordaje de la lancha infractora, manteniéndose alejada de un rumbo próximo de colisión con la otra embarcación, a la cual acompañó desde la línea izquierda”.

Por otra parte, el capitán de la Marina Mercante, Jesús Pérez Pardo, especialista superior de la Administración Marítima de Cuba, comentó que, “si el giro hubiese sido de 90º, el barco estuviera picado a la mitad, más aún tratándose de un barco pequeño como el empleado en esta operación de tráfico”.

El registro investigativo mostró que los traficantes embarcaron a 24 personas en la lancha que cargaba además con 13 tanques de combustible en la zona del camarote.

Informaron también que se trataba de una lancha modelo Concorde, fabricada en 1989, que aparece registrada con matrícula FL 1768 RS en el estado de Florida y que había sido reformada para aumentar la capacidad de pasajeros.

El programa de la televisión estatal, que estuvo conducido por Humberto López, mostró imágenes de la lancha, detalles de la fisura del impacto y algunas escenas animadas sobre lo ocurrido durante la salida de los cubanos por la zona norte de Bahía Honda, provincia de Artemisa.

Los lancheros fueron identificados como Luis Manuel Borges Álvarez, alias El Pollo, residente en Miami y arrestado en Cuba; y Omar Reyes Valdés, alias El Narra o El Chino, quien falleció en el suceso.

Además, el material incluyó los testimonios de cuatro sobrevivientes y la confesión del lanchero detenido, además de fichas delictivas de otros implicados como parte de la red de contrabandistas radicada en Florida y encabezada por “Héctor Meizoso Fabelo como el principal organizador en Estados Unidos, el dueño de la embarcación y quien se encargó de habilitar la misma para su salida hacia Cuba”.

Por último, el coronel Álvarez Valle informó que la investigación de las autoridades cubanas se encuentra en fase adelantada para su conclusión y existe un expediente en fase preparatoria en la Fiscalía. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here