julio 3, 2022
23.1 C
Havana

¿Avanzan las inscripciones del sector cuentapropista en las nuevas tarifas de consumo eléctrico?

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Karla Castillo

El 22 de enero comenzaron en Cuba las inscripciones de cuentapropistas para las nuevas tarifas de consumo de la Empresa Eléctrica de La Habana, hecho que decidió el Gobierno cubano con el fin de “promover servicios diferenciados en el sector no estatal del país” y el cual comunicó “avanza favorablemente”.

Todo parte del cambio en las tarifas del consumo eléctrico anunciadas en 2020 y que tanto se sabe, removió las redes, así como suscitó todo tipo de críticas y quejas porque en resumen, con la situación que se vive en la Cuba de hoy, “la cuenta no da”.

Esta nueva vía para el cobro de sus servicios desde el sector no estatal, forma parte de una serie de mejoras llevadas a cabo por la Unión Eléctrica Nacional (UNE), en el contexto del ordenamiento monetario implementado en la isla a partir del primero de enero de 2021.

¿En qué consiste? Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, decía en la Mesa Redonda, que “todas las formas de gestión no estatal que pueden pagar por la tarifa no residencial, en la práctica es como si tuvieran acceso a la electricidad en un mercado mayorista”.

Por su parte, el ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz, puntualizaba en el mismo programa, que para las formas de gestión no estatal se aplicaría la tarifa B1, que se aplica al sector no residencial, y la B6.

El fin es equiparar las condiciones de pago del servicio eléctrico de las empresas estatales con las formas no estatales y que todos los actores económicos vayan a la misma tarifa.

Estas tarifas del sector no residencial se cobran entonces según el nivel de tensión al que estén conectados los consumidores: alta, media o baja, y sin embargo, en estas formas de gestión no estatal todos están en la baja tensión, añadió el ministro.

La B1, es una tarifa lineal que tiene en consideración los costos fijos y variables, susceptibles al precio de los combustibles y a la estructura de la generación, y que no tienen subsidio del presupuesto del Estado.

La B6 es considerada más generosa, pues establece una tarifa fija para cualquier cantidad de kilowatt hora por encima de los 251.

Quedó en que los consumidores pueden decidir si se quedan pagando el consumo por la tarifa residencial o la no residencial, para lo cual deben suscribirse a un contrato con la empresa eléctrica de su territorio, que se podrá modificar cada seis meses si lo desean.

Se informó que las formas de gestión no estatal, que ejercen la actividad dentro del sector residencial, tienen tres opciones para el pago de la tarifa eléctrica, mientras que aquellas que lo realicen fuera (en un local arrendado, por ejemplo), tienen dos variantes.

¿Por qué camino va el proceso?

Según el medio Tribuna de La Habana, la Empresa Eléctrica tiene registrados en su base de datos más de 6 000 clientes con formas de gestión no estatal, radicados en su mayoría en los municipios de Playa, Plaza de la Revolución, Centro Habana y La Habana Vieja.

Por ahora, y desde el 22 de enero, más de 500 personas han realizado la contratación de las tarifas B1 y B6, según informó el medio estatal Agencia Cubana de Noticias.

También indicó que la mayor parte de estos clientes mantienen en sus viviendas negocios dedicados a la elaboración y venta de alimentos, así como de hospedaje, y de las dos tarifas, la más popular ha sido la B6 por sus económicos precios.

Hasta los 250 kilowatt/hora los costos de esta tarifa mantienen el mismo precio que la del sector residencial, sin embargo, con un consumo de 500 kilowatt/hora, los cuentapropistas inscritos a esta nueva opción podrán ahorrar hasta 470 pesos cubanos, señaló el medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cinco =

Último minuto