diciembre 9, 2022
22.9 C
Havana

Carne de cerdo en Cuba, el nuevo producto de boutique

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Hugo León

Difícilmente podría encontrarse algo barato en Cuba por estos días, pero, teniendo en cuenta la situación excepcional causada por el huracán Ian a lo largo del país a pesar de haber pasado solo por la Isla de la Juventud y Pinar del Río, era de esperar que algunos productos con alta demanda tuvieran precios más bajos ante el temor de los vendedores de perderlos.

La carne de cerdo es uno de esos, una de las preferidas de la familia cubana, pero hace ya varios meses es cada vez más esporádica su aparición en el menú familiar del ciudadano común a causa de su precio y que ahora mismo se vende por 340 pesos o más, cada libra, dependiendo de la calidad de la carne.

En Centro Habana y El Vedado en estos días, por ejemplo, la libra de pierna, de paleta, cocote y lomo cuesta entre 340 y 380 pesos cubanos, y la carne deshuesada 450-500 pesos, aunque esta última es más difícil de encontrar.

En comparación con semanas anteriores, la carne deshuesada disminuyó un poco el costo, pues en El Vedado llegó a los 550 hasta hace siete días, las otras estuvieron en el mismo rango de precios en ese período de tiempo.

Tras conversar con dos vendedores que prefirieron no dar su nombre, el equipo de Cuba Noticias 360 expone el punto de vista de estos carniceros sobre la variación de los precios en estas jornadas:

Según ambos, en los días antes del paso del huracán, diferente a lo que esperaban, las ventas se mantuvieron en niveles normales para un fin de semana, aunque las personas supieran que Ian pasaría a inicios de semana y los lunes muchos mercados de la capital están cerrados.

El martes algunos negocios privados abrieron, pese a las condiciones climatológicas en la ciudad, con llovizna casi todo el día y vientos sostenidos de hasta 80 kilómetros por hora, con rachas superiores a los 120 kilómetros por hora. No obstante, de acuerdo a varios trabajadores, se vendió poco.

Sin embargo con el paso de Ian sucedió algo imprevisto en La Habana, coincidieron los dos entrevistados: nadie pensó que la luz se iría en todos los municipios de la ciudad, y mucho menos se pensó que el apagón duraría tanto tiempo. 

Tal cual explicaron, no solamente los consumidores corrían el riesgo de que su comida se echara a perder, sino también ellos mismos y muchos vendedores que no tienen las neveras adecuadas para guardar los productos. Si el precio bajó un poco, se debe básicamente al temor de tener que botar la comida.

Sin embargo, afirmaron que al menos en su caso ya no son varios cientos de libras las que guardan a diario en sus neveras, porque la disponibilidad del cerdo es menor que antes.

Entretanto, tres días después del paso de Ian, y todavía con una parte de la capital sin electricidad, estos vendedores consideran que el precio puede subir todavía más. 

Uno de ellos afirmó que ya no recuerda cuánto fue lo más caro que la ha vendido pero que jocosamente hizo una apuesta con un amigo hace un par de meses, sobre si en diciembre la carne de cerdo podría costar mil pesos la libra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here