junio 8, 2023
23.2 C
Havana

¿Qué parte representan las centrales eléctricas flotante turcas en la demanda eléctrica de Cuba?

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Los molestos apagones ya han vuelto a la realidad cubana en este mes, aunque habrá personas que piensen que nunca se fueron realmente. En la bahía de La Habana aún se observan las centrales eléctricas flotantes procedentes de Turquía, la pregunta de cuánto verdaderamente representan para la demanda energética nacional, siempre está presente.

Con estas centrales, las autoridades cubanas encontraron una forma más o menos rápida y fácil de reducir la demanda de generación energética en la isla caribeña. Con el operador turco Karpowership, propiedad de la empresa Karadeniz, el gobierno cubano firmó un primer convenio en el año 2018.

El pacto tendría una duración de cuatro años para tres pequeñas centrales eléctricas flotantes, que en conjunto proporcionan alrededor de 110 MW de capacidad. Pero entrando ya en el 2023, un año más estipulado del contrato inicial, la presencia de Karpowership ha aumentado.

La octava unidad en Cuba llegó a La Habana a principios de febrero, elevando la capacidad total a aproximadamente 770 MW, o una cuarta parte de la demanda eléctrica mínima de Cuba de 3 000 MW.

No obstante, los rumores de que estas centrales podrían abandonar el horizonte cubano crecen día a día. La razón: el impago de obligaciones contractuales que protagoniza el gobierno cubano en el escenario internacional.

“Los cubanos no tienen dinero”, dijo Jorge Pinon, investigador principal de UT Austin, en conversación con el medio de prensa árabe AlArabiya. Por otra parte, el contrato con la compañía turca incluía el arrendamiento indefinido de un terreno en la Zona Especial de desarrollo, en el puerto del Mariel, lo cual debería suplir al menos los costos de pagos iniciales.

La funcionalidad de estas centrales flotantes es muy práctica para Cuba, que como ya se sabe tiene un sistema electroenergético que necesita serias reparaciones y un mantenimiento profundo. También la rápida adición de capacidad de generación portátil hace que sea más fácil desconectar las plantas existentes para su revisión.

Construir nuevas capacidades de generación energética en tierra, no parece ser una opción a corto plazo para las autoridades cubanas, dado que esto requeriría superar los obstáculos estructurales para todos los proyectos de infraestructura en Cuba, como las sanciones estadounidenses y el acceso al capital, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here