agosto 13, 2022
24.2 C
Havana

El misterioso caso de la cerveza Palma

Texto: Alejandro Varela

La irrupción de la cerveza Palma en los Estados Unidos se ha convertido en trending topic entre cubanos durante los últimos días. La novedosa bebida parece una imitación en toda regla de la popular y deliciosa Cristal. Incluso, una gran cantidad de personas que la han consumido aseguran en redes sociales que el sabor es el mismo.

La noticia de su comercialización en el sur de la Florida, que al parecer comenzó en el segundo semestre del 2020, corrió como pólvora hasta agotar el preciado líquido en gran parte de los mercados donde la venden. Los creadores de esta nueva marca apelaron a la nostalgia como principal elemento de su estrategia de marketing… y se ganaron un diez.

Cerveza Palma

“Esa cerveza es Cristal sin ningún tipo de dudas, te lo digo yo que soy borracho con papeles”, asegura en broma un arquitecto residente en Miami que prefirió mantener el anonimato para este artículo. Él fue uno de tantos cubanos que se lanzó a comprar un six-pack –que se vende por 7.99 dólares– en un intento por sentirse más cerca de la tierra donde nació.

“Es un producto cubano, no es ninguna imitación, ni está hecho con otras materias primas” –analiza ya en serio. “La cerveza no tiene forma de que quede igual si no se hace con los mismos ingredientes, y esta sabe exactamente de la misma forma que la Cristal”, manifiesta.

La aparición del refrescante néctar, además de desatar viejas añoranzas, ha provocado también que otras interrogantes salten a la palestra pública ante una situación que parece una irónica burla al trajinado embargo/bloqueo. La caja de Pandora la destapó esta semana la agencia estatal cubana Prensa Latina, al denunciar que el producto “confunde a los consumidores estadounidenses”.

La nota alega que la cerveza Palma “entra en la guerra económica impuesta por Washington contra La Habana, como un intento adicional en materia de presiones financieras y comerciales”, pero más que arrojar claridad, aviva la polémica al no abundar en otros detalles además de los ofrecidos por sus creadores.

Según su portal web, Palma está inspirada en “la cerveza favorita de Cuba durante más de 75 años” (Cristal) y su confección se lleva a cabo con una “malta pilsner de especialidad combinada, con los lúpulos nobles tradicionales”. Hasta allí llegan los elementos que identifican este nuevo líquido, a la vez que sus verdaderos orígenes y beneficiarios económicos permanecen en una nebulosa.

Otras páginas en redes sociales y sitios de prensa alternativa han intentado igualmente arrojar luz sobre un tema cuya temperatura ha subido tanto que hasta el youtuber Otaola le dedicó su programa del viernes.

El polémico influencer reveló que la vicegobernadora de Florida, Jeanette Nuñez, y el senador estatal Manny Diaz Jr., se comprometieron a realizar una investigación profunda para conocer quien son las personas que están detrás de la marca. Todo por impedir que “la dictadura cubana siga ganando dólares en Estados Unidos”.

Cerveza Palma

Por el momento, se conoce que Palma es manejada en la nación norteña por la firma Soltura LLC, de acuerdo con el grabado de sus latas. Sin embargo, las vallas publicitarias que la promocionan muestran a Bucanero USA como la empresa encargada de su importación. En cualquier caso, ambas compañías tienen la misma ubicación en Solana Beach, estado de California.

Lo llamativo resulta que este consorcio dirigido por el señor Martin Wadley, adquiere el producto terminado desde la Compañía Cervecería de Nicaragua, S.A., la cual radica en uno de los países con mayores vínculos políticos con Cuba.

Cerveza Palma

También levanta sospechas que hasta el momento no ha habido ningún pronunciamiento desde la isla sobre una cerveza que visiblemente se intenta pasar como la Cristal. Casi la totalidad de los elementos de diseño de la lata y el slogan “la preferida de Cuba” no dejan margen a las dudas.

Entonces, ¿por qué en Cuba no reclaman el robo de imagen, como ha pasado en otras ocasiones con marcas originarias de la nación caribeña? El más reciente ejemplo fue el intento de falsificación del conocido café Cubita en Estados Unidos y Canadá, el cual la prensa oficial denunció con lujo de detalles.

La respuesta a esa pregunta pudiera ser tan sencilla como que Palma tiene su origen en la Mayor de las Antillas. Ya sea solo la receta o todos sus ingredientes, serían enviados hacia la mencionada fábrica nicaragüense para la confección de la bebida. Y luego se exporta a los Estados Unidos para su venta a un mercado bien definido en la amplia comunidad cubana radicada en ese país.

¿Cómo probar esta teoría? Con el silencio. Si el gobierno cubano no se ha inmutado esta vez por el plagio de unos de sus bienes distintivos en el mercado nacional y foráneo, pudiera entenderse que recibe alguna ganancia por esta cerveza de imitación, aunque sea a través de terceros. Una vieja práctica para volar por debajo de la madeja de restricciones comerciales impuestas por Washington a los productos de la isla.

Pero el enigma crece si incluimos en esta ya complicada ecuación una variable que tampoco puede ser obviada: la cerveza Palma Cristal, o su pariente Cubanero. Estas marcas –extrañamente parecidas- no son otras que las empleadas por Cervecería Bucanero S.A., con sede en La Habana, para vender en Europa sus bebidas insignias Cristal y Bucanero. Parece un trabalenguas, pero no lo es.

Más allá de las similitudes en sabor, diseño y eslogan, no existe a día de hoy otra evidencia que relacione las cervezas cubanas -y sus variantes europeas- con la nueva aparecida en suelo estadounidense y de procedencia nica. Sin embargo, un viejo refrán reza que “cuando el río suena…”.

Mientras siga vendiéndose en California y Florida sin inconvenientes significa que Palma mantiene todos sus papeles en orden, pero son demasiadas semejanzas y obviedades que no pueden ser pasadas por alto. Y, la verdad sea dicha, hay personas que no lo van a dejar pasar por alto. Así que si en par de meses no se escucha hablar más de la famosa cerveza, entonces ya nadie tendrá que explicar qué pasó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto