diciembre 1, 2021
16.2 C
Havana

Cesar Évora, un actor de los pies a la cabeza

Foto: Diario Libre

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Las generaciones pasan pero los recuerdos quedan. En ese lapso que separa una generación de otra radican, entre otras cosas, una variedad de evocaciones que identifican a cada cubano como parte de una franja determinada de tiempo, de años y, también, de remembranzas. En esa construcción tiene una fuerza inconmensurable la televisión, el cine y los actores que han hecho época para situarse definitivamente en eso que llamamos la memoria colectiva.

Hay un selecto grupo de artistas que con sus representaciones han formado parte indisoluble de los afectos de los cubanos y de las raíces que muchos conservan en la isla a pesar de que hayan emigrado. Cesar Évora es, sin duda, uno de ellos.

De Évora, quien estudió Geofísica en la Universidad y se graduó en 1986 en la Facultad de Artes Escénicas del Instituto Superior de Arte, prevalecen muchas imágenes en la memoria. Cada uno tiene su propio recuerdo del actor. Pueden ser, por ejemplo, sus papeles en emblemáticas cintas como Un hombre de éxito, Una novia para David o La bella del Alhambra. O sus roles en novelas cubanas, en series, en policíacos…

Una parte de los cubanos no olvidó su papel en Su propia guerra, ese clásico de la televisión que por las magistrales actuaciones del elenco y la fuerza narrativa implícita en el guion no ha perdido vigencia entre los televidentes.  

Tanto es así que cada vez que la retransmiten alcanza altos niveles de audiencia en una televisión que trata de volver a captar a los espectadores tras largos años de una programación aburrida en extremo, repleta de consignas y espacios carentes de guiones bien elaborados que han pasado con más penas que glorias por la retina del espectador.

En Su Propia Guerra Évora se colocó bajo la piel de un oficial de policía que trabajó directamente con “El Tabo”, interpretado de forma magistral por Alberto Pujol. Se trató de un agente infiltrado en los bajos fondos de la delincuencia que hizo época entre los cubanos. En ese policíaco compartió roles además con otros grandes actores como Jorge Villazón, Fidel Pérez Michell, Orlando Fundichely, entre muchos más.

Nacido en La Habana en 1959, Cesar Évora desarrolló una importante etapa de su carrera en Cuba. Participó, como se dijo, en filmes de gran importancia para el cine cubano y en programas de televisión que aún se recuerdan. Su desempeño se caracterizó porque en él se daban la mano su rol de galán con el innato talento con que caracterizaba a sus personajes.

Luego el actor cubano se radicó en México donde ha desplegado una trayectoria destacada en la televisión de ese país, con su trabajo en novelas, series y diferentes programas de televisión.

El actor ha recordado que salió hacia su aventura en México con solo 42 dólares, pero, eso sí, con muchas ganas de triunfar. Rápidamente fue contratado por la empresa Televisa, que le despejó el camino para su ascenso a la cumbre del éxito. El cubano comenzó a darse a conocer en telenovelas como Laberintos de pasión, El privilegio de amar, Entre el amor y el odio, La madrastra, Mundo de fieras; en las cuales ha encarnado varias veces el papel protagónico.

Foto: Tomada de soycarmin.com

Évora ha interpretado sobre todo roles de villano en la televisión mexicana, que ha hecho hincapié en sus dotes de galán. Su facilidad para desdoblarse le ha permitido igualmente trabajar con éxito el humor entre otras propuestas televisivas, con la que ha triunfado en toda regla en México.

A pesar de la lejanía, los cubanos han estado pendientes de su carrera durante las últimas décadas y han buscado sus novelas en el llamado “paquete semanal, esa suerte de “Neftlix nacional” que ha permitido diversificar el consumo cultural en la isla, con productos de calidad y otros de la llamada “televisión chatarra”.

No debe suceder en un futuro cercano, pero seguramente hay muchos cubanos que ansían ver de regreso a Cesar Évora en las pantallas de la isla. Es cierto que ya no es aquel joven que encandilaba tanto por su figura como por su talento, pero César Évora, no lo duden, sigue siendo un gran actor de los pies a la cabeza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 4 =

Último minuto