noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

Chocolate para Ministro de Cultura en la República (repartera)?

Foto: Instagram

Texto: Darcy Borrero

El popular reguetonero Chocolate MC volvió a desplegar su imaginación para agradecer a los cubanos que supuestamente lo proponen como Ministro de Cultura en un contexto de degradación de ese ramo tras el manotazo del titular Alpidio Alonso, a quien le exigen dimisión vía redes sociales.

Inscrito en la tradición del choteo cubano, Chocolate se apropió del absurdo mismo al publicar una serie de medidas a modo de promesas por su falsa candidatura.

Llevando al extremo el surrealismo insular, el reguetonero basado en Estados Unidos y reconocido por hits como El Palón Divino, de ser ministro establecería la prohibición de entrega de chivos en la premiación de los Lucas, cambiaría el nombre del programa 23 y M por Sitios y Manríquez; y las Casas de Cultura pasarían a ser dispensarios de bebidas y marihuana.

El Choco —como también se le llama— suele estar a la cabeza de polémicas en el entorno virtual. Con actitud de outsider, su vida ha estado atravesada por la prisión (en sus términos El Tanque) debido a consumo de sustancias mencionadas y relaciones con menores de edad. Aunque exiliado, se mantiene en la escena del reggaeton de la isla y sus publicaciones logran tamaño alcance. Esta falaz y satírica propuesta para ministro de cultura se ha hecho viral en las redes, al igual que sus anteriores declaraciones de que era el Benny More de estos tiempos o su autoproclamación como Presidente de la República Repartera. En todo caso, por algunos sectores de la ciudadanía, esto es leído con humor debido al golpe de realidad que supuso el 27 de enero para la cultura nacional cuando, el ministro real, propinó un manotazo desesperado contra un móvil que lo filmaba y transmitía en directo. Todo ello demanda la revisión de la política cultural cubana, ante la cual, evidencia El Choco, los reguetoneros no son indiferentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + 15 =

Último minuto