diciembre 1, 2021
14.2 C
Havana

Cineasta Carlos Lechuga recoge en un libro censura a película Santa y Andrés

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Foto: cubania.com

El director de cine Carlos Lechuga preparó un libro que recoge la historia de censura que rodeó a su película Santa y Andrés (2019), la cual, a pesar de haber obtenido importantes premios internacionales, sigue sin exhibirse en Cuba.

El título, bajo el nombre Ni Santa, ni Andrés, lo escribió junto a Adriana Normand y muestra el espinoso proceso marcado por reuniones y confrontaciones con autoridades cubanas que finalizó con la prohibición de la película.  El realizador explicó en su perfil de Facebook detalles de ese recorrido que describe, dice, “sin odio”.

“El libro Ni Santa, ni Andrés cuenta todo lo que pasó con la película en Cuba, Uruguay, México y Estados Unidos. Saca a la luz cada amenaza de la seguridad del estado, cada reunión o «paseo», los encuentros con ministros, funcionarios, las peleas y posiciones de algunos artistas. Así como el inmenso apoyo que Claudia y yo recibimos. No sé si después de tantos años sea un tema que interese, lo que me importa es que al final pudimos organizar toda esa información y voy a poder avanzar”, dijo Lechuga.

Lechuga se tomó varios años para publicar esta exhaustiva información registrada en este título sobre uno de los episodios, según la crítica, más grises en los años recientes del cine cubano.

“Cuando una aplanadora te pasa lento por arriba por años es bien difícil levantarse y más duro aún hacerlo sin odio. Escribir este libro me ha tomado años, sentarme ante la historia me daba un dolor tremendo, por eso necesité la ayuda de una amiga talentosa, valiente y confiable: Adriana Normand”, explicó.

Carlos Lechuga, de 38 años, se graduó como director en la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual y de guionista en La Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. Su debut cinematográfico fue con Melaza (2012), con la que participó en decenas de festivales internacionales y alcanzó premios como el de Mejor Película Latinoamericana en Málaga y el Newcomer of the YearMelaza, con un reparto integrado por Yuliet Cruz, Jorge Caballero, Ana Gloria Buduén, entre otros, presenta los conflictos provocados por el cierre de un central azucarero y ladevastación que causa en un pueblo donde un matrimonio trata de sobrevivir a las penurias del desarraigo. La película obtuvo el premio del Festival de Cine de La Habana en la sección de óperas primas y fue nominada a los premios Cinema Tropical (Estados Unidos, 2013) y a los premios Ariel (México, 2014).

A pesar de haber alcanzado el Coral a Mejor Guión Inédito en el festival de La Habana y el importante Premio SGAE Julio Alejandro, Santa y Andrés no logró vencer la censura que impidió su exhibición en Cuba.

La película, protagonizada por los actores Lola Amores, y Eduardo Martínez, está ambientada en los años 80 y relata la vida de un escritor homosexual contrario al gobierno que se encuentra bajo vigilancia de la seguridad del estado en un pueblo del oriente cubano. La película fue vista en Cuba a través de la distribución en plataformas alternativas como el llamado paquete semanal y memorias flash. Durante su recorrido internacional ganó numerosos premios en eventos y festivales de prestigio.

«La película ha sido tocada, dañada por la censura. El espectador que viene a verla viene prejuiciado, no va a ser neutral con la película», dijo en su momento sobre la cinta su personaje principal, el actor  Eduardo Martínez a la agencia española Efe.

La cinta ha marcado un antes y un después en la carrera de Lechuga y en general en la cinematografía más joven de la isla. Su director, sin embargo, ha continuado con una carrera sólida en el cine cubano. El material cinematográfico ha recibido críticas muy favorables de la mano de reconocidos especialistas tanto en la isla como en otros espacios de interacción cinematográfica a nivel mundial.

El consagrado crítico cubano, José Antonio García Borrero,  reconoció en la película el camino que abre para el diálogo entre los cubanos, basado en la honestidad y la transparencia.

“Con Santa y Andrés, el abrazo entre sus protagonistas enfatiza el carácter predictivo de un gesto que pone a hablar a una nación que busca reconciliarse más allá de las diferencias, las heridas, los errores y las sombras”, dijo Borrero.

“Esa es la utilidad mayor que le veo a una cinta como Santa y Andrés: que nos pone frente al dolor, pero no para quedarnos en la memoria traumática y resentida, sino para curarnos, ser mejores personas que antes y, como Santa, crecer”, escribió el especialista un texto publicado por la agencia IPS.

En la actualidad Carlos Lechuga prepara su nueva película Vicenta B, con la producción de Claudia Calviño, sobre una vidente, desposeída de su don, de mediana edad que se desenvuelve en un ambiente familiar complejo en el que su hijo veinteañero, se encuentra descubriendo su orientación sexual, según ha declarado el cineasta.

Su tercera película ya ha despertado el interés de un sector de los cinéfilos cubanos y de los seguidores de la obra del joven realizador, que con esta obra consolida su carrera en el cine nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =

Último minuto