junio 28, 2022
29.2 C
Havana

El cohete chino llegó a la Tierra: cayó en el océano Índico

Foto: El Confidencial

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

¡Y cayó el cohete! Después de creer que, en su descontrol, al volver a la Tierra causaría estragos, el cohete chino portador Long March 5B cayó este domingo en el océano Índico, cerca de Maldivas.

De acuerdo a lo reportado por la Agencia Espacial Nacional China y medios de esa nación asiática, este tenía un área de aterrizaje estimada de 72,47 ° E de longitud y 2,65 ° N de latitud, justo al oeste de las Maldivas en el océano Índico.

Según publicó la propia agencia espacial, la mayor parte del cohete, también conocido como CZ-5B, fue destruido al reingresar a la atmósfera, y ya había sido advertido que los restos o escombros del cohete caerían en una región de la Tierra cubierta en su mayor parte por el océano o áreas deshabitadas. Se consideró que existían muy bajas probabilidades del impacto en áreas pobladas.

La historia del cohete chino

Fue lanzado el pasado 29 de abril, y se esperaba la reentrada del módulo CZ-5B en algún momento entre el sábado 8 y el domingo 9 de mayo. Medía, de acuerdo a la agencia española Efe, unos 30 metros de alto y pesó casi 22 toneladas. Su misión era poner en órbita una pieza de una nueva estación espacial china el 29 de abril.

Cuando se agotó el combustible que llevaba, se dejó caer sin control por el espacio hasta que la gravedad de la Tierra lo arrastró de vuelta al suelo. Pero, pese a lo expresado por la agencia espacial china, el cohete disparó las alarmas de organismos internacionales y otros servicios de vigilancia espacial, como el Pentágono o el Servicio de Vigilancia y Seguimiento Espacial de la Unión Europea (EUSST).

Por su parte, la Agencia Espacial Europea predijo que existía una zona de riesgo, que abarcaba cualquier porción de la superficie de la Tierra entre aproximadamente 41,5 N y 41,5 S de latitud. Traducción: podía caer prácticamente por todo el continente americano al sur de Nueva York, toda África y Australia, partes de Asia, al sur de Japón y España, Portugal, Italia o Grecia.

La comunidad espacial internacional criticó esta situación, ya que la mayoría de los cohetes que se utilizan para elevar satélites y otros objetos al espacio realizan reentradas más controladas que apuntan al océano. En todo caso, quedarían en las llamadas órbitas de cementerio, donde se mantienen en el espacio por décadas o siglos.

China ha estado en la mira en par de ocasiones por situaciones vinculadas a temáticas espaciales, ya una vez, destaca Efe, en abril de 2018 el laboratorio orbital Tiangong 1, en desuso desde 2016 y vagando sin control por el espacio, reentró en la atmósfera terrestre sobre el océano Pacífico sur.

Ahora, el Long March fue considerado como uno de los objetos más grandes en la memoria reciente que haya golpeado la Tierra después de caer fuera de órbita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 12 =

Último minuto