noviembre 26, 2022
25.2 C
Havana

Comprar un carro en Cuba, lo que usted no vio

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Hugo León

“Querido lector, es nuestro deber alertarle que los precios que verá a continuación pueden causarle mareos, estado de ansiedad o depresión. No se preocupe, se le olvidarán pronto cuando revise los de las casas.”

Hace algunos días, durante una conversación sobre el precio de los carros en Cuba, un amigo propuso este párrafo como encabezado para la página de compra-venta de vehículos en el país, de Revolico. Todos los presentes aprobamos la idea por unanimidad.

Comprar un carro en Cuba puede llegar a ser un lujo o solo un sueño inalcanzable dependiendo de la solvencia económica del interesado. Atendiendo al salario que el estado reconoce como promedio, ningún trabajador cubano que gane esta cifra o una cercana podría comprarse un carro con los precios actuales.

El salario promedio en la Mayor de las Antillas no rebasa los tres mil pesos cubanos al mes. Suponiendo que una persona ahorre todo ese dinero, sin siquiera gastar un centavo para pagar por la electricidad, comida o ropa… en un año tendría tal vez 36 mil pesos cubanos.

¡Tiempo de buscar el carro!

¡La primera impresión es impactante! Un flamante Moskvitch (el Moscovich de toda la vida) en 23 mil… pero USD. En este momento ya hay quienes se decidirán a cerrar la página, abandonar la búsqueda y contentarse con seguir cogiendo guaguas. Cuba Noticias 360, sin embargo, siguió adelante e hizo varios cálculos:

De acuerdo con El Toque, que estudia a diario la tasa de cambio en el mercado informal-real cubano, el USD se cotiza hoy en 110 pesos cubanos. ¡Esto quiere decir que ese Moscovich cuesta nada más y nada menos que dos millones 530 mil pesos!

Para reunir esa cantidad, una persona que gane el salario promedio en Cuba debe trabajar durante 70 años. 

Un poco más abajo en la página avistamos un Hyundai Santa Fe del 2017 y un Audi A6 del 2014, en 150 mil y 160 mil USD, respectivamente, y esos ni siquiera son los más caros de la lista.

Foto: Jorge Luis Borges / CN360

Abundan los Moscovich, ladas y los conocidos “almendrones”, carros americanos de las décadas del 50 y el 60 del siglo pasado. A diferencia de hace algunos años, ahora son más frecuentes también los Hyundai, Toyota y Peugeot, y menos Geely, pero el parque automotor cubano sigue estando en su mayoría envejecido, según el propio estado.

Es común escuchar que si en Cuba no hay más carros es porque en la isla no se fabrican, y algunos afirman que tener un vehículo en el país siempre fue un lujo, incluyendo durante la etapa republicana (1902-1958).

No obstante, según los historiadores, el primer carro llegó a Cuba en diciembre de 1898 y costó mil pesos a su dueño. Sesenta años más tarde, en 1958, la isla era el sexto país del mundo en el promedio de automóviles por habitantes y casi todos los vehículos eran muy modernos para la fecha y de procedencia americana.

En contraste, en la actualidad las opciones para adquirir un carro en la isla son bastante limitadas. Una buena parte de los vehículos que circulan son todavía los mismos que recorrieron las calles del país hace 60 o 70 años. 

Los automóviles de la era soviética también se ven en cada cuadra. En tiempos del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) los Moscovich eran otorgados a los trabajadores destacados y también los Lada eran entregados por algunas empresas e instituciones. Con el tiempo, el gobierno cubano prohibió la venta de vehículos que no fueran los americanos y la medida estuvo vigente por casi medio siglo.

Regulaciones que no ayudan

Foto: Jorge Luis Borges / CN360

Fue en 2011 que el estado volvió a permitir esta operación comercial. Después, en 2020 los cubanos podrían importar vehículos del exterior. Esto último sólo es posible a través de entidades estatales y los precios oficiales van desde los 34 mil dólares en adelante, por tanto tampoco son asequibles para la mayoría de los cubanos.

Para Jorge García, emigrado cubano que antes de irse del país tenía un pequeño pero rentable negocio de comprar y vender carros, las trabas en las leyes y las regulaciones sobre la propiedad privada tienen una gran parte de la responsabilidad de que en Cuba el parque automovilístico esté envejecido.

Él compraba viejos almendrones, los reparaba, los pintaba y los vendía rápidamente. De eso vivió por más de 10 años, dijo a Cuba Noticias 360

Sin poder importar carros con mejores precios en el extranjero y sin compañías que vendan vehículos en la isla, o que al menos se los den al Estado y este saque una pequeña ganancia, es lógico que tener un carro se convierta en un lujo y luego aparezcan precios astronómicos, consideró. 

Algunos choferes entrevistados por este medio resaltaron que más allá de tener carro o no, hay otros posibles beneficios si se flexibiliza la política de Cuba respecto a los vehículos. Por ejemplo, mencionaron que desde el punto de vista económico, el país podría ahorrar mucho combustible si en vez de miles de almendrones en la isla hubiera miles carros modernos, porque gastan menos gasolina o petróleo y son menos dañinos para el medio ambiente.

También enfatizaron en la seguridad vial. Vehículos más modernos y en mejor estado ayudan a prevenir accidentes, resumieron.

Hay quienes tenían la esperanza de que con la ola de migrantes cubanos que están vendiendo todo para costearse el viaje, bajara considerablemente el precio de las casas y los carros, a causa del incremento de la oferta y por la premura de los vendedores, apremiados por el tiempo, sin embargo, la realidad ha sido otra.

Por lo pronto, teniendo en cuenta los costos de los automóviles, incluyendo los polaquitos… algunos solo ahorraremos para comprar una bicicleta.

1 Comentario

  1. Esa es la triste realidad de un país que se quedo en la historia y en los discursos de tantas horas de un hombre que nos encerró en una isla sin enseñarnos el mundo, de justificarlo todo con un bloqueo que es más interno que externo,está es la triste historia de los que de verdad se batieron por esta cuba que hoy desconozco, a todos esos periodistas ,habladores y personas que tengan que opinar algo si haber vivido nuestra realidad que vengan y vivan unos dias cómo vivimos los cubanos de a pie, los exportó a que vengan y no hablen no opinen sin saber que es una dictadura y un bloqueo interno,aquí los espero…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here