julio 3, 2022
23.1 C
Havana

¿Es momento de vender casas de un millón de dólares en Cuba?

Foto: Manuel Larrañaga

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

En Cuba hablar de precios altos es una constante, sobre todo luego de la llamada Tarea Ordenamiento, que vino a “desordenar” un poco más el caótico escenario de las calles en toda Cuba.

La comida es cara, la bebida es cara, los cigarros son caros, la electricidad, el agua, el gas, caros también. Estas podrían ser percepciones de algunos, sobre todo aquellos cuyos salarios no subieron tantas veces como el costo de la vida.

Otros, que trabajen para empresas extranjeras o reciban dinero del exterior, quizás piensen un poco diferente, puede que se sientan más holgados, aunque igual los golpee “la situación”.

Pero en lo que ambos bandos están de acuerdo es que fuera de su liga, casi por completo, está la compraventa de viviendas en el país.

El tema vivienda siempre ha sido complejo en la isla. Tanto reparar como construir como comprar ahora es el doble de difícil… y de caro.

Hurgando en Revolico, sitio ideal para cogerle el pulso a la situación en Cuba, encontramos variedad de ofertas. Llama la atención el ascenso en el coste de lo considerado “económico”. Lo que hace unos años podía costar cinco mil CUC, ahora puede llegar a los nueve mil 500… ¡y en USD!

Pero no para ahí, scrolleando un poco llegas a viviendas que pueden costar entre medio millón y dos millones de dólares. En este caso, hablamos de casas más “Premium”, en algunos casos hasta con piscina, y ubicadas en zonas “privilegiadas” como Siboney, Miramar o El Vedado.

Venta de casas
Foto: Jorge Luis Borges

Es precisamente La Habana, capital del país, donde se piden cifras más altas. Matanzas y Santiago de Cuba le siguen en esta lista. En el otro extremo, con valores más bajos, figuran la Isla de la Juventud y Las Tunas.

Llama la atención cómo luego de la pandemia y de la “tarea ordenamiento” se han disparado estos precios.  ¿Qué pudo haberlos desatado?

Siguiendo la lógica de los últimos años, las actuales circunstancias debieran suponer una disminución de estos valores.

En 2011, con la autorización a la compraventa de casas, el mercado inmobiliario tuvo un esperado auge.

Con el proceso de restablecimiento de relaciones con Estados Unidos, la “era Obama” en 2016 y el boom del turismo a la isla, volvieron a subir los precios de las viviendas, sobre todo guiados por la máxima de establecer negocios de renta.

Ahora, sin turismo, en pandemia, con una crisis económica arreciada y con un marcado descenso en las ventas de casas ¿qué hace que los precios de las viviendas aumenten? Con la incertidumbre que sienten algunos con respecto al futuro económico de la isla, ¿será el momento de pedir precios tan altos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × uno =

Último minuto