septiembre 29, 2022
24.2 C
Havana

Comunicar y vender: para esto usan los cubanos los estados de WhatsApp

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Desde el llamado boom de Internet en la isla, a raíz de que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) permitiera la conexión a través de zonas wifi, primero, y después por datos móviles, la cantidad de usuarios de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea se ha multiplicado exponencialmente.

Según estudios no avalados por Etecsa ni por instancia gubernamental alguna pero sí por la vox pópuli, la red social de mayor alcance en el país es Facebook, y WhatsApp es, con mucho, la app de mensajería que se ha robado el show entre los cubanos, que ya habían coqueteado con aplicaciones criollas como ToDus o Sijú para contrarrestar los elevadísimos costos iniciales de Internet.

Sin ser todavía baratos, los precios y ofertas de Etecsa han disminuido, por lo que se han disparado los usuarios de la red de redes; entre ellos, los cubanos con cuentas en WhatsApp.

Las ventajas de la comunicación en tiempo real que brinda esta herramienta son innegables, así como las facilidades de envío inmediato de texto, audio, video y una amplia variedad de archivos, incluso de gran tamaño.

Pero si un recurso se lleva las palmas es el estado de WhatsApp, un nuevo formato habilitado por la compañía hace poco más de un año que permite compartir contenidos creativos. Es un híbrido entre aplicación de mensajería instantánea y red social.

Como las historias de Instagram, Snapchat Stories, Facebook Stories o Messenger Day, los estados de WhatsApp o WhatsApp Status son imágenes o videos que se comparten durante solo 24 horas con los contactos que usan la misma aplicación.

Como el resto de los usuarios de WhatsApp a través del mundo, los cubanos se valen de este medio para comunicar estados de ánimo, compartir con amigos y conocidos frases motivacionales, poemas, videos humorísticos o musicales, profesiones de fe, fotografías personales o familiares, opiniones políticas, memes, y un larguísimo etcétera de usos que pudieran llamarse “sociales”.

Sin embargo, cada día es más común que un grupo creciente de usuarios emplee los estados de WhatsApp para promover mercancías, no solo los emprendedores, mipymes o negocios legales en general, sino también los llamados revendedores, que aprovechan la relativa privacidad y el limitado alcance de esta app para promocionar sus mercancías sin demasiado pudor.

De tal suerte, basta saber el número de teléfono de determinado vendedor para ver si tiene aceite a 700 pesos, si el cartón de huevos lo subió a 800 o si las confituras le entrarán la semana próxima. Todo ello en una especie de conspiración entre el cliente y el negociante, que actualiza sus estados de WhatsApp confiando hasta cierto punto en que no le va a dar su contacto a posibles delatores.

Ropa de marca o de segunda mano, canastilla de bebé, alimentos, aseo, medicamentos y, sobre todo, mercancías de gran demanda y poca presencia en la red de tiendas figuran entre lo más anunciado en los estados de WhatsApp, un recurso que difícilmente sea empleado con fines comerciales en contextos con economías normales pero que, en el caso de Cuba, por el tenso panorama financiero y las características del mercado negro, viene como anillo al dedo.

Puede que los programadores estrellas de WhatsApp no hayan concebido los estados para anunciar mercancías por la izquierda y a precios estratosféricos, pero deberían sentirse satisfechos de la tremenda arma de comunicación que han puesto en manos de los cubanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto