febrero 1, 2023
20.2 C
Havana

¿Con qué carne celebrarán los cubanos este fin de año?

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Hugo León

Al Generalísimo Máximo Gómez le es atribuida la famosa frase de que los cubanos o no llegan o se pasan, expresión que ha llegado a la actualidad y que también sirve para describir la situación con los precios de algunos insumos o alimentos en la isla, como el de la carne de cerdo, que es casi impagable por estos días, cuando se acerca fin de año.

Desde hace varios meses la carne de cerdo es cada vez más difícil de comprar y también más cara, pese a ser uno de los platos típicos y preferidos de la familia cubana, y en este diciembre la situación no parece mejorar, de hecho, tiene en vilo a quienes desean compartir su pedacito de carne asada en las tradicionales fiestas navideñas o el 31 de diciembre.

Desde el 2020 el promedio de precio de la carne de cerdo en Cuba pasó de no llegar a 50 pesos a cotizarse hasta 10 veces más caro, en solo dos años. De saber que esto sucedería, los cubanos probablemente hubieran comprado para cuatro o cinco fines de año.

¿Se repite la historia de 2021?

En diciembre de 2021, luego de 11 meses de reordenamiento, la carne de cerdo superó los 200 pesos por libra y los memes inundaron las redes sociales apuntando a una realidad risible y a la vez bastante triste: el cerdo andaba por las nubes.

Según publicaron meses después varios medios cubanos, la causa entonces estuvo relacionada con la caída de la producción de carne de cerdo en Cuba. Los números de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) divulgados por el economista Pedro Monreal fijaron en 132,9 la cantidad de toneladas producidas en todo el año, cifra a todas luces insuficiente para suplir la demanda nacional.

En ese año sufrieron un descenso los huevos (en un 10 por ciento), la leche (en un 16 por ciento), la carne de ave (20,8 por ciento), y la carne de cerdo decreció un 53,5 por ciento.

De mamífero nacional a lujo nacional

Si en 2021 parecía imposible que el cerdo estuviera costando tanto, cada mes de 2022 se ha encargado de demostrar que “siempre puede ser peor”, y a las alturas de este diciembre se está pagando hasta 450 pesos por cada libra, dependiendo de la parte del animal.

Las paletas y perniles, tradicionalmente preferidas para asar al horno o en púa y compartir en familia el 31 de diciembre, son las más caras, y difíciles de conseguir, según comprobó Cuba Noticias 360 a lo largo de la última semana.

Un pernil de unas 20 libras supera los ocho mil pesos en la capital, confirmaron fuentes cercanas a este medio. Por lo que todo el salario de una persona durante un mes de trabajo, no alcanzaría para comprarla, al menos si el pago es en un centro estatal.

Entretanto, el gobierno comenzó a vender algunas libras de cerdo con motivo del fin de año en algunos municipios, la venta se lleva a cabo por la libreta de abastecimiento y algunas las colas se hacen por turnos.

Las imágenes y videos publicadas en redes sociales muestran colas enormes y aglomeraciones a la entrada de los mercados. Según explicaron varios internautas, se hacen colas para coger un turno, y luego se hace otra al día siguiente para comprar la carne.

Aún con estas medidas, las personas hacen largas filas incluso de madrugada y se han reportado peleas entre los clientes en más de una ocasión. En algunas provincias del centro del país, como Cienfuegos, se venderán ocho libras de cerdo por familia, a 200 pesos cada una.

En Matanzas se venderán cinco libras por núcleo familiar a 190 pesos, pero solamente en la cabecera provincial y en Cárdenas, en el resto de los municipios la cantidad se definirá a partir de la disponibilidad de sus módulos pecuarios.

Las alternativas

Algunas familias residentes en La Habana entrevistadas por este medio tuvieron la oportunidad de viajar fuera de provincia para comprar la carne de cerdo más barata. En Pinar del Río, por ejemplo, algunos la pagaron a 260 pesos «en pie» (se compra el animal vivo y se sacrifica en el lugar), con la condición de comprar el animal entero.

Para hacerlo, en primer lugar se unieron varios amigos, uno de ellos con un carro particular; coordinaron con otra persona que vive en Pinar y posee una finca, y ahí compraron dos cerdos de unas 180 libras cada uno.

A 260 pesos la libra, el costo total fue de casi 95 mil pesos entre las tres familias, para lo cual recibieron ayuda de sus familiares en el extranjero, pues con el salario promedio de Cuba alegan que no hubieran podido comprarlo.

Otros ya aceptaron la realidad de que este año lo que toca el 31 es pollo, otra vez, pese a que haya sido la carne más frecuente en la mesa en los últimos 12 meses, porque lo importante es la familia que aún queda en la isla y no la carne que se come.

No obstante, el puerco sí se extraña, y luego de un año como este que culmina y todos los problemas y dificultades que trajo, será algo triste no poder comer la carne el 31 como de costumbre y celebrar que estamos vivos y que hay salud para luchar un año más.

1 Comentario

  1. Ya llevo varios años viendo más tristesa en los cubanos por la ausencia de alimentos y medicamentos que por todo el sufrimiento que nos trajo la pandemia ,dios mío ya no hay esperanza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here