octubre 26, 2021
24.2 C
Havana

Cuando los skaters toman el Paseo del Prado en La Habana

Fotos: Manuel Larrañaga

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Nadie recuerda cuando sucedió por primera vez, pero desde hace algún tiempo un grupo de adolescentes y jóvenes, en patines, bicicletas o con algún otro artefacto sobre ruedas se reúne a lo largo del Paseo del Prado en La Habana Vieja, para mostrar sus habilidades, estrechar vínculos entre ellos o apurar el paso de la tarde.

Son muchachos muy jóvenes los que llegan con sus patinetas y ropas deportivas a esta céntrica arteria capitalina para implantar nuevos desafíos o entablar alguna competencia donde enseñan al caminante sus pericias. Con la práctica de estos deportes han desafiado el tiempo muerto de la pandemia y han ejercitado los cuerpos para que el óxido no haga estragos. No es el único punto de reunión de esta suerte de tribus urbanas que también sufrieron la incomprensión y la reprimenda de las autoridades, pero sí es uno de esos sitios de encuentro que ha cobrado preponderancia en los últimos meses.

Los muchachos llegan solos sobre sus patines o como parte de un grupo. Lo principal es mostrarse, retar a sus colegas o pasar un buen rato con los amigos con los que comparten el conocimiento sobre este deporte y las grandes competencias que se realizan a nivel mundial. Algunos sueñan con llegar a una competición de alto rango a pesar de que las autoridades cubanas miran a los skaters por encima del hombro. Ninguno sabe qué puede pasar en el futuro, pero tampoco la incógnita les rompe la cabeza. Lo de ellos es vivir el momento, demostrar que a diario afianzan sus habilidades, en una época en la que aún tienen la juventud a su favor y la confianza en el que tiempo los premiará con un golpe de suerte.

En el Paseo del Prado hay skaters hombres, mujeres, jóvenes en BMK, en patines. La imagen es muy variopinta, pero tiene en común el ímpetu de decenas de jóvenes que se congregan para hablar el mismo lenguaje de la adrenalina, ese que desprenden sobre las ruedas para animar una tarde que vive, en este punto de La Habana, al ritmo de la intrepidez progresiva de la adolescencia.

Durante la tarde Cuba Noticias 360 conversa con algunos de estos jóvenes deportistas. Ellos hacen su rutina junto a otros o solos sobre las bicicletas o patines. Se empeñan en mostrar una buena imagen para la foto y para los que miran con curiosidad o los que se preparan en una línea imaginaria para sobrepasar el desempeño de sus colegas o mostrar nuevos retos. También hay un especialista que ha venido a observar los lances de estos muchachos, que coinciden en que lo más importante es el ejercicio cotidiano, la práctica, que después el tiempo se encargará de premiar su ahínco.

“Entre los deportes extremos en la Isla, algunos llamados también urbanos, el skate es el más visible, también la modalidad BMX en ciclismo ya olímpica desde hace un tiempo, pero no la siento potenciada por los directivos de este deporte”, dijo un comentarista deportivo cuyo nombre prefiero mantener en el anonimato.

El especialista hizo énfasis en la perseverancia de estos muchachos para ejercitarse y mantener como puedan sus bicicletas o patines, en un país en que es muy difícil el acceso a piezas para repararlos.

“Hay que reconocer la perseverancia de los skaters en la última década en Cuba a pesar de la falta de reconocimiento estatal y de andar como nómadas. Llegaron a lograr un espacio detrás de la Polivalente de Plaza y luego se mudaron al complejo de la pelota vasca. Por suerte han encontrado la solidaridad de practicantes extranjeros especialmente de USA, y más específicamente de California y subrayo esto porque en 2028 los Ángeles serán sede de los Juegos Olímpicos y habrá skate”, explica.

“La aprobación de disciplinas como el skate, la escalada deportiva, y el breakdancing en el programa a olímpico de París (los dos primeros ya estuvieron en Tokio) debería obligar al Inder al reconocimiento oficial de los mismos y dar un espaldarazo a su práctica. Recuerdo haber visto en Madrid a bomberos enseñando escaladas a niños en distintas partes de la ciudad con tableros y equipamiento adecuado”, dice el experto.

Los jóvenes siguen en su rutina habitual. Algunos realizan ejercicios con mayor intrepidez, otros afianzan sus movimientos y mantienen la elasticidad de los músculos. No exhiben señales de cansancio ni aburrimiento. Todos comparten el mismo deseo de crecer como deportistas, sin llegar a pensar que, tal vez, entre ellos, se encuentre el skater que en unos años se convierta en el primer campeón olímpico cubano de este deporte que para ellos es el camino hacia la libertad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − diez =

Último minuto