septiembre 20, 2021
24.2 C
Havana

Cuba apunta al descontrol sobre el coronavirus: cifras récords de fallecidos y contagiados

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Cuba apunta a no tener control de la pandemia de coronavirus cuando cada jornada marca mayores cifras de fallecidos y contagiados por el letal virus, este sábado con 80 decesos y 8 mil 853 nuevos casos de enfermos, los más altos números desde el inicio de la pandemia en marzo del 2020.

Hasta el momento ya suman dos mil 351 los fallecidos desde el comienzo del COVID-19 en la nación y 332 mil 968 confirmados a la enfermedad, con un predominio de la transmisión autóctona. 

Las estadísticas fueron anunciadas hoy en la comparecencia televisiva del doctor Francisco Durán García, director nacional de epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), quien además de llamar al cuidado, responsabilidad, velar por la medidas de higiene y evitar concentraciones de personas, entre otras, atribuye la elevada transmisión en todas la isla a la contagiosidad de las nuevas cepas que circulan, Beta y Delta, la más agresiva, dijo, y que “implica un mayor riesgo de gravedad de la enfermedad”.

Los números de hoy parecen confirmar los pronósticos matemáticos informados por Raúl Guinovart Díaz, Decado de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de La Habana que vaticina como  a corto plazo -al menos hasta fines de este mes- el número de casos confirmados debe permanecer en crecimiento. “El pico, en el mejor escenario, sería a finales de julio y en los otros a principios de agosto. Pudiera llegar hasta los nueve mil 500 casos confirmados, de ahí la importancia de los esquemas de vacunación”, destacó.

Las altas esferas del gobierno desde semanas atrás han manifestado sus propósitos de que agosto resulte un mejor mes para el comportamiento del COVID-19, de forma tal lo ratificó a los medios de prensa el primer Ministro Manuel Marrero Cruz, en tanto Guinovart mantiene que el mayor impacto de la vacunación se va a notar en el mes próximo, que califica de  “decisivo”. Sostiene: “si logramos que las personas comprendan después de vacunadas, la necesidad de protegerse, mientras se continúe la campaña de vacunación, podríamos llegar a finales de agosto o principios de septiembre con una mejor situación de la COVID-19 en nuestro país”.

Ante este contexto de agravamiento de la pandemia en Cuba, en las redes sociales algunas voces aseguran que las cifras actuales de muertes y contagios ya se esperaban desde que el 11 de julio parte de la población cubana, sobre todo jóvenes pero también personas de la tercera edad, se lanzaron a las calles del territorio nacional en reclamo de mejor calidad de vida y de libertad de expresión, contra lo cual el presidente cubano, Raúl Díaz-Canel, pronunció que “la calle es de los revolucionarios” e instó a la batalla entre cubanos, aunque días después pretendió suavizar el discurso argumentando que el llamado lo realizó en instantes de “una conferencia de prensa improvisada”.

También en la calle se escuchan ya comentarios dirigidos a las concentraciones que convocaron las autoridades de gobierno en La Habana y todo el país en respuesta al 11J, sobre las cuales estiman que también fueron diana del coronavirus porque este “no tiene un cartelito”, dicen muchos, que lleve filiación “revolucionaria” o de otra índole.

Las evacuaciones realizadas en vistas de la posible incursión en territorio nacional de la tormenta Elsa, también pudieron incidir negativamente en las cifras de contagios que se erigen actualmente.

“Esperemos los próximos días”, dijo en el Vedado una señora cercana a los 50 años de edad, quien con el mayor convencimiento considera que los días cercanos no traerán buenas noticias en cuanto a la dispersión del coronavirus por toda la isla.

Una de las principales preocupaciones de quienes siguen las actualizaciones diarias del complejo comportamiento del COVID-19 por esta tierra es la falta de control que perciben por parte del gobierno y las autoridades sanitarias en el desenvolvimiento de la pandemia, aunque estas siempre aseguran que resolverán el problema y que a pesar de la situación esta se comporta  menos complicada que en naciones de otros continentes, entre estas de América y Europa con las cuales siempre establecen comparaciones, quizás como atenuante ante los desfavorables indicadores.

Los ciudadanos reiteran frecuentemente que en Cuba no existen los recursos necesarios para combatir este mal, faltan los medicamentos, la adecuada alimentación, las capacidades hospitalarias que en una ciudad como Matanzas, (puntera en la complejidad del coronavirus) han colapsado, lo que, opinan, puede ocurrir en otras localidades y regiones si el COVID-19 mantiene su incremento.

En las circunstancias actuales las autoridades de salud insisten en que con la agresividad de las nuevas cepas ya personas más jóvenes y hasta de edad pediátrica, entre ellos lactantes, son objeto del coronavirus. De tal forma en la jornada anterior de los 8 mil 853 casos positivos pertenecen al grupo de menores de 20 años, mil 632;  los que se encuentran entre 20 y 39 años de edad, dos mil 609;  de 40 a 59, dos mil 983 y de más de 60 años, los que consideran de mayor riesgo, mil 629.

Hoy se dieron a conocer en La Habana, que volvió al primer lugar en los indicadores de la pandemia, mil 481 contagios seguida por Matanzas con mil 461 y la oriental provincia de Guantánamo que presentó mil 181 casos positivos, aunque todas Cuba mantiene una alta trasmisión del virus.

De tal manera en las terapias intensivas son atendidos 359 pacientes, de ellos 153 en estado crítico y 206 graves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cuatro =

Último minuto