diciembre 2, 2022
25.2 C
Havana

Cuba en el Informe de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Mónica Fernández

El Departamento de Estado publicó este miércoles su Informe sobre la Libertad Religiosa a Nivel Internacional en 2020. Como cada año, el reporte incluye un capítulo sobre Cuba, redactado mayormente a partir de información provista al Departamento de Estado por las organizaciones Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, según sus siglas en inglés) y Echo Cuba, así como por líderes religiosos locales, ya sean reconocidos por el Estado cubano o no.

En el año 2020, Solidaridad Cristiana Mundial afirma que documentó 203 violaciones a la libertad religiosa en Cuba. Esto representa un decrecimiento con respecto a los 260 de 2019, pero la organización lo atribuyó a que las Damas de Blanco cesaron su intento semanal de asistencia a misa durante la pandemia.

De acuerdo con la publicación, la mayor parte de los incidentes reportados se enfocaron en organizaciones religiosas políticamente activas (como es el caso de los evangélicos), aquellas con una alta membresía de personas negras (yorubas) o que incorporan en su vestuario atributos reconocibles como de carácter religioso (judíos y musulmanes).

De igual forma, el informe denuncia que se le denegó registro oficial a varias iglesias apostólicas, y los Testigos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia de Jesucristo) continúan a la espera de respuesta sobre su estatus desde hace varios años.

El informe del Departamento de Estado indica que funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos en La Habana mantuvieron contacto con los grupos religiosos de todo el país, pero que el gobierno cubano no respondió a la solicitud de los diplomáticos estadounidenses para reunirse con representantes de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba.

El Informe sobre Libertad Religiosa en Cuba abordó casos relacionados con la asistencia religiosa a prisioneros, actos de repudio y detenciones a activistas religiosos, demoliciones o confiscaciones de iglesias, coacción para no usar atributos religiosos en escuelas o centros laborales, confiscaciones de biblias, etc.

Desde diciembre de 2020, el Departamento de Estado volvió a incluir a Cuba en la Lista de Vigilancia Especial por haber cometido o tolerado graves violaciones de la libertad religiosa. A diferencia de lo sucedido con la re-inclusión de Cuba en la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo, hasta el momento, la Administración Biden no ha realizado comentarios respecto al estatus de Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here