mayo 17, 2022
27.2 C
Havana

Cuba en Tokio 2020, Día 11: Puños y remos dorados

Texto: Alejandro Varela

Llegaron otro par de coronas olímpicas cargadas de emoción, con dos historias previas dignas de enmarcar en los anales del deporte cubano. El bote del C2 a mil metros se convirtió en el primer campeón bajo los cinco aros del canotaje antillano. Un retiro por todo lo alto para el veterano Serguey Torres y una promesa de futuro de altos quilates para su joven compañero Fernando Dayán Jorge, quien en jornadas posteriores puede seguir engrosando su palmarés individual.

La primera alegría de una noche-madrugada que siguió con el retorno al trono de Roniel Iglesias después de que muchos lo daban por terminado. Primer cetro del Buque Insignia que promete moler más, mucho más. Pero no todo fue de celebración en la oncena fecha del calendario  y la prematura eliminación del monarca de Río 2016 Ismael Borrero cayó como un balde de agua fría. La lucha, luego de comenzar bien fuerte, se está pareciendo al judo y sus decepciones. Con cuatro medallas de oro, tres de plata y cuatro de bronce al cierre del 3 de agosto, Cuba está a las puertas de superar su mejor actuación desde Atenas 2004. La recta final promete.

– Serguey Torres y Fernando Dayán, canotaje (C2-1000 metros ). Medalla de oro histórica que no puede calificarse de sorpresa. Tenían potencial para subir al podio e incluso lograr el título, pero la canoa alemana aparecía como una roca prácticamente imbatible y la gran mayoría de los expertos la daban como máxima candidata. A eso sumémosle el bote chino, impetuoso en las rondas previas y líder de la final hasta el último tramo.

Pero los cubanos nunca se amilanaron y conservaron la calma hasta la regata definitiva, la de sus vidas, y con un remate fulminante en los metros finales se quedaron con la corona, además del plus de la mejor marca olímpica de 3:24.995 minutos. Sueño cumplido y primer cetro para un deporte que ya le había dado a Cuba tres platas en el pasado entre Sídney 2000 y Atenas 2004. De los resultados más sobresalientes del olimpismo cubano en este siglo.

– Roniel Iglesias, boxeo (67 kilogramos). Si se quiere buscar una historia de redención entre los deportistas cubanos de todos los tiempos, la de Roniel Iglesias tiene que estar entre las seleccionadas. Como el Ave Fénix se apareció el pinareño en sus cuartos Juegos Olímpicos, a punto de cumplir los 33 años de edad y en una división superior a la que cosechó sus mayores éxitos en el pasado. Victorias contundentes en las rondas previas ofrecieron algunas luces sobre su estado de forma antes de llegar a la discusión del oro frente al vigente subcampeón mundial, el británico Pat McCormack.

Un combate técnico, de pocos golpes, pero que el cubano ganó contundentemente con puntuaciones de 29-28, 30-27, 29-28, 30-27 y 30-27. Llegó así el segundo título olímpico de Roniel tras el de Londres 2012, que sumados al bronce de Beijing 2008, lo sitúan solo un escalón por debajo de los trimonarcas Teófilo Stevenson y Félix Savón, entre los púgiles más laureados de Cuba.

– Julio César La Cruz, boxeo (91 kilogramos).  El capitán de los Domadores sigue disertando en su nueva división y ya se encuentra a solo un paso de su segunda corona bajo los cinco aros. Se dice fácil pero no se cree y el brasileño Abner Texeira fue testigo hoy del exquisito boxeo del camagüeyano, que lo superó por 4-1 en votación final de los jueces.

“La Sombra” avanza a su segunda final olímpica consecutiva donde tendrá la prueba más complicada de todas antes de tocar nuevamente la gloria. El vigente titular mundial Muslim Gadzhimagomedov, del Comité Olímpico Ruso, será su último obstáculo el próximo viernes 6 de agosto.

– Andy Cruz, boxeo (63 kilogramos).  “El bailarín” dejó sin muchas opciones al brasileño Wanderson de Oliveira y lo derrotó con pizarra de 4-1. Otro que va viento en popa rumbo a su primer cetro olímpico, el único que falta en sus nutridas vitrinas. Rápido, potente y preciso. Así se mostró sobre el encerado de la Arena Kokugikan el matancero campeón del orbe que es, déjenme cruzar los dedos, uno de los pronósticos de oro más seguros para Cuba en Tokio 2020. El próximo viernes, justo antes del combate de La Cruz, sabremos si el vaticinio se hace realidad.

– Yosbany Veitía, boxeo (52 kilogramos). El espirituano es, además de uno de los púgiles más experimentados de Cuba pese a no sobrepasar aún los 30 años, uno de los que menos resultados meritorios posee a nivel internacional. Veitía se convirtió en el segundo boxeador antillano que se despide sin medallas de Tokio 2020 luego del camagüeyano Dainier Peró en los 91 kilos. Su verdugo por el pase a semifinales fue el británico Galal Yafai por 4-1 en un trepidante combate digno de estas divisiones ligeras donde ambos se repartieron gran cantidad de golpes.

– Lázaro Álvarez, boxeo (57 kilogramos). El tres veces titular universal no consiguió mejorar el color de las medallas que había obtenido en las citas previas de Río 2016 y Londres 2012. El ruso Albert Batyrgaziev se encargó de privar al pinareño de su primera final olímpica y lo relegó, una vez más, al bronce bajo los cinco aros. “El Príncipe” ganó el primer round, perdió el segundo y dominó el tercero, pero en la sumatoria tres de los cinco jueces lo vieron ceder en el combate. Su metal fue oficialmente el primero que sumó el boxeo cubano en Tokio 2020, justo antes del oro de su comprovinciano Roniel Iglesias.

– Ismael Borrero, lucha greco (67 kilogramos) Sorpresa y decepción. El campeón olímpico de Río 2016 dejó estupefacto a todos al caer derrotado 2-3 en su primer combate frente a un rival de menos categoría como el georgiano Ramaz Zoidze. En un abrir y cerrar de ojos se esfumó uno de los máximos candidatos a títulos por Cuba en la cita estival de la capital de Japón.

– Daniel Gregorich, lucha greco (87 kilogramos). El bronce panamericano de Lima debutó con victoria de 3-1 frente al azerí Islam Abbasov pero luego fue sorprendido por el egipcio Mohamed Metwally en cuartos de final y perdió 0-4. Otro resultado por debajo de las expectativas para un atleta del que se esperaba su avance al menos a semifinales. La lucha greco queda a deber luego de abrir con par de metales dorados que hacían soñar con la mayor cosecha de este deporte en lides olímpicas.

– Cristián Nápoles, atletismo (salto triple – clasificatoria). El habanero solo necesitó un intento para superar por tres centímetros la marca mínima establecida para la final. Pese a la lluvia imperante en la mañana del martes en Tokio, Nápoles mostró solvencia y logró marcar 17.08 metros, el cuarto mejor registro entre los cinco que aseguraron avance directo. Esta noche disputará su primera final olímpica.

– Roxana Gómez, atletismo (400 metros – clasificatoria heat 1) Cumplió su primer objetivo al igualar su cota personal con un crono de 50.76 segundos. Esta  marca le permitió escoltar a una de las grandes favoritas, la bahamesa Shauane Miller, y clasificarse a las semifinales del próximo miércoles en la mañana,  con el tercer mejor tiempo de todos los heats clasificatorios.

– Andy Díaz, atletismo (salto triple) No compitió debido a lesión.

Cubanos en la próxima jornada olímpica (martes 3 de agosto)*

– Katherin Segura, canotaje (C-1 200 metros – clasificatoria) heat 2. 9:12pm

– Yarisleidys Cirilo, canotaje (C-1 200 metros – clasificatoria) heat 3. 9:19pm

– Arlen López, boxeo (81 kilogramos) discusión del oro vs Benjamin Whittaker, de Reino Unido. 2:35am

-Roxana Gómez, atletismo (800 metros – semifinal) 6:30am

– Yorgelis Rodriguez*, atletismo (heptatlón) La autoridades cubanas anunciaron recientemente que la guantanamera no competirá por encontrarse lesionada.

*Siempre hora de Cuba

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =

Último minuto