junio 29, 2022
30.2 C
Havana

Cuba, la isla sin sal

Matanzas: se retrasa la llegada de 8 toneladas de sal destinada a la población

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La Empresa Mayorista de Productos Alimenticios de Matanzas, informó recientemente del atraso de ocho toneladas de sal procedentes de Guantánamo, por lo cual no se ha podido completar la entrega del producto para la venta a la población.

De acuerdo con Marlen Ríos Aldama, técnica comercial de la entidad matancera, las afectaciones por tal motivo se observan en varias zonas de la ciudad cabecera pero sí se logró enviar la sal debida a las bodegas del resto de la provincia.

Debido al déficit en la llegada de la sal al territorio, dijo además, de momento no puede comercializarse de forma liberada en las tiendas “Ideal”. Los establecimientos priorizados como escuelas, hospitales y empresas no han sido afectados por el faltante, aseguró.

En Cuba, la Empresa de la Sal (Ensal) es la única productora del condimento, con menos de 10 fábricas para la extracción, procesamiento y transportación de la sal y sus derivados, según reportes del propio Granma.

La salina de Guantánamo, desde donde debe llegar la sal a Matanzas, es la principal del país, pues es responsable de más del 46% de la producción del insumo en el territorio nacional y abastece además a La Habana, según datos de octubre de 2021.

La situación con la sal no ha sido muy estable en Cuba durante los últimos años, revelan los trabajos publicados por el diario Granma y otros medios estatales desde 2018 -cuando se culpó al huracán Irma- que en distintas ocasiones han debido responder a los consumidores por la escasez del producto.

Mientras esto ocurre con la distribución del condimento por las vías legales, un kilogramo de sal puede costar entre 90 y 150 pesos en el mercado informal actualmente, donde es “relativamente” más fácil adquirirla. “Relativamente” porque esporádicamente la sal también se pierde de los grupos y páginas de venta del mercado negro cubano durante días.

En el caso de las tiendas en MLC el paquete de 1 kg ronda los cinco dólares, cerca de 500 pesos cubanos actualmente al cambio real.

Tan básica y elemental como es la sal en el mercado de otros países y en las cocinas de todo el mundo, en Cuba también se ha convertido en un problema acceder a ella, incluso a través de la libreta de abastecimiento. No pocos se quejan de que sea tan difícil encontrar sal para cocinar, viviendo en una isla.

¿De dónde llega la sal?

Es evidente que ninguna de las personas ofertando paquetes o bolsas de sal en Revolico o en los grupos de venta de Facebook, Telegram y WhatsApp tiene los medios para producirla.

De acuerdo con los compradores, la sal adquirida por estas vías es la misma que han visto en las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) o la que han obtenido en las bodegas estatales.

La mayoría de los anuncios muestran la marca “Caribeña”, de factura nacional. Queda claro entonces que o bien la sal es comprada en las tiendas en MLC y revendida o desviada de los centros de producción y almacenamiento, pues además llama la atención la existencia de anuncios “mayoristas” vendiendo por cantidad e incluso en sacos de 50 kilogramos.

No solo los hogares se ven afectados con esta situación. Otros mayores consumidores como restaurantes y las panaderías privadas también están en problemas pues la sal es imprescindible para sus tareas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − uno =

Último minuto