enero 23, 2022
22.2 C
Havana

Cubanos atentos al escándalo de Novak Djokovic: si lo deportan no puede entrar a Australia en tres años

Foto: EFE

Texto: Redacciñon Cuba Noticias 360

Los aficionados cubanos continúan atentos al desenlace del primer escándalo del deporte en 2022: la amenaza de deportación desde Australia del mejor tenista del mundo, el serbio Novak Djokovic, por no estar vacunado. 

Mientras las relaciones diplomáticas entre Australia y Serbia tiemblan por este asunto, Djokovic, encerrado en un hotel al servicio del departamento local de inmigración en Melbourne, está a la espera de la resolución judicial el lunes que no solo decidirá si puede participar en el Open de Australia 2022, sino también su futura relación con este país. 

Y es que según estipula la ley australiana, cuando a alguien le retiran el visado puede enfrentarse a la prohibición de volver a este territorio en los tres años siguientes. El gobierno no ha descartado imponer esa sanción, pero todo dependerá de cómo se desarrolle el proceso judicial y de la actitud de Djokovic en el mismo y durante estos días previos.

Este sábado Djokovic afirma que recibió una carta del departamento de inmigración de Australia días antes de su llegada a Melbourne en la que se expresaba que él cumplía con los requisitos para viajar sin cuarentena a Australia porque había sido infectado con COVID-19 por segunda vez en diciembre.

En documentos del Tribunal Federal de Circuito publicados el sábado por la noche, los abogados de la estrella del tenis serbio afirmaron que había recibido la correspondencia del Departamento del Interior el 1 de enero, lo que agrega un nuevo elemento a este conflicto. 

Los documentos judiciales indican que a Djokovic se le otorgó una visa para ingresar a Australia el 18 de noviembre y el 30 de diciembre recibió un certificado de exención del director médico de Tennis Australia.

Esa exención señaló que había dado positivo por COVID el 16 de diciembre pero no había tenido fiebre u otros síntomas en las 72 horas anteriores.

Un día después de que supuestamente dio positivo, el 17 de diciembre, publicó imágenes en las redes sociales de él en una ceremonia del gobierno serbio siendo honrado con su propio sello postal.

Desde entonces, se supo que Djokovic asistió a un partido de baloncesto en Belgrado el 14 de diciembre, donde fue fotografiado con un jugador que luego dio positivo por el virus.

Las imágenes compartidas en las redes sociales muestran a la estrella del tenis abrazando, charlando y posando con los jugadores de baloncesto en el partido de EuroLeague, Red Sar-Barcelona, incluido Nigel Hayes-Davis.

Barcelona anunció en un comunicado de prensa que Hayes-Davis dio positivo por COVID un día después del partido. 

Djokovic está detenido en el Park Hotel en Carlton luego de que el gobierno federal cancelara su visa para asistir al torneo Abierto de Australia. Lanzó un desafío judicial a esa decisión el viernes que se escuchará el lunes.

La estrella del grand slam, a través de sus documentos legales, afirma que la decisión del Departamento del Interior de rechazar su entrada fue “gravemente ilógica, irracional o legalmente irrazonable”.

Los documentos judiciales advierten sobre «el efecto extremadamente dañino para él personalmente de una decisión de cancelación de visa, financiera, de reputación y profesionalmente, así como las consecuencias perturbadoras (por decir lo menos) para el Abierto de Tenis de Australia y los fanáticos del tenis».

En una “pequeña victoria” para Djokovic, recibirá comida sin gluten, una computadora portátil, una tarjeta SIM y equipo de ejercicio mientras esté retenido, según la primera ministra serbia, Ana Brnabic.

Brnabic le dijo a la TV de su país que había hablado con la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, quien entendió la situación de Djokovic y actuaría para resolver el problema.

“Ahora todo depende de la corte, ya sea que se le permita ingresar a Australia o no. El tribunal está revisando los documentos médicos”.

Los funcionarios del gobierno serbio habían presionado previamente al gobierno australiano para que trasladara al número 1 del mundo a un hotel más agradable con canchas de tenis mientras está detenido por inmigración.

Djokovic se ha convertido en una figura mundial del negacionismo a la vacuna. Sin vacunarse, compitió en el torneo de tenis de los Juegos Olímpicos de Tokio donde se quedó sin medallas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − dieciseis =

Último minuto