septiembre 30, 2022
25.2 C
Havana

Los cubanos y la fe en el milagroso San Lázaro

Fotos: Roy Leyra/CN360

Texto: Karla Castillo

Cuando se aproxima el 17 de diciembre la ciudad comienza poco a poco a verse salpicada de prendas moradas. Llega el momento, ¡es hoy! Celebramos el día de uno de los santos que más devoción posee entre los cubanos después de la Virgen de la Caridad: San Lázaro.

Si bien el 17 de cada diciembre se vuelve palpable el fervor de esa devoción, traducida en promesas, peregrinaciones y oraciones, esperanzas… ya desde antes van llegando adeptos al santuario del milagroso San Lázaro, ese que conocemos en Cuba como el del Rincón.

Peregrinación al Rincón
Foto: Roy Leyra/CN360

En la víspera, también cientos y cientos de personas caminan hasta allá descalzos, velas en mano, con ramos de flores, usando ropa morada y hecha con saco, o se arrastran, o andan el camino apoyados en las rodillas, todo depende de la promesa.

La noche se vuelve testigo de una marejada de devotos, creyentes fieles a San Lázaro o a la deidad orisha Bablú Ayé, con el que se le asocia, es la magia del sincretismo en Cuba.

Uno se pregunta qué hace ir años tras año a miles de cubanos a ese templo ¿Es la fe en sus milagros? ¿Es producto de la desesperación, la esperanza, o de la creencia que tiempos mejores son posibles sólo con la intervención del santo?

Este 2021 el panorama económico y social del país ha cambiado con respecto a diciembre de 2020. Hace un año, la situación epidemiológica provocada por la COVID-19 significó menor afluencia de peregrinos. Quienes caminaban el trayecto rogaban luego en el santuario orando mayormente por salud, el fin de la pandemia, junto a otras peticiones personales.

Ahora, con la Tarea Ordenamiento de por medio, la crisis económica acrecentada, la escasez de alimentos y productos de primera necesidad, y la baja de los casos de COVID-19, aunque no pierde fuerza la petición de bienestar, el cubano sueña y ruega con mayor ímpetu por la mejora de la situación en el país.

Peregrinos camino al Rincón
Foto: Roy Leyra/CN360

Visitar tanto en 2020 como en 2021 el Rincón, nos ha dejado ver cómo en menor o mayor medida, la devoción por San Lázaro y sus milagros sigue vigente. El pasado año, apenas con pocos kioscos y ofertas de alimentos y bebidas, se andaba el camino de unos cuatro kilómetros.

Esta vez, la oferta gastronómica mejoró, y precios del Ordenamiento mediante, se puede acceder a refrescos, algunas chucherías y comida, como por ejemplo, el codiciado pan con lechón.

La peregrinación para algunos suele traducirse en fiesta, y aunque es más evidente en las cuadras cercanas al santuario, donde bocinas con música y algarabías acompañan el trayecto año tras año; el cubano mantiene activo, además de su fe, ese carácter por el que es mundialmente conocido.

A San Lázaro llegan hoy millares de plegarias y la llama de velas prendidas tanto en el Rincón como en muchos hogares de la Isla. Viene a ser más cierto que nunca cuando decimos que en Cuba se tiene de congo o de carabalí, a lo cual yo añadiría que, además, se tiene mucha fe.

1 Comentario

  1. Deberían saber los devotos aSan Lázaro, que no pierdan su tiempo, los milagros no existen, solo el trabajo mejora tu vida y que recuerden que las religiones son el opio de los pueblos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto