enero 20, 2022
28.2 C
Havana

Disfraz de Ku Klux Klan sorprende a habaneros en Halloween

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Ni brujas, fantasmas, demonios, calabazas iluminadas u otros seres del mundo paranormal asombraron este Halloween en La Habana. Ahora el despropósito que tomó por sorpresa a unos cuantos, y explotó como pólvora en las redes sociales, ocurrió, entrada la noche de este domingo, cuando alguno salió con la ocurrencia de disfrazarse de devoto de Ku Klux Klan.

“Ni en Estados Unidos quizás tenga alguien la ocurrencia de ponerse ese vestuario de odio”, dijo un habanero que conoció el hecho ocurrido en la céntrica calle G, del Vedado, cuando entre un grupo de jóvenes uno resaltaba por el inesperado atavío que un internauta consideró que debía haber sido enviado por un familiar en el extranjero.

En esta ocasión en su perfil de Facebook, Justo Cruz, expone su alarma al opinar: “no puedo creer que alguna costurera en mi país se le ocurra coser este tipo de vestuario; no solo por la escasez de tela. Se me ocurre pensar que alguien en el extranjero se le ocurrió regalarle ese fatídico vestuario a un familiar en Cuba. Tremenda ocurrencia”.

Observen bien en la parte derecha de la foto, donde se ve a un grupo de jóvenes cubanos disfrazados paseándose por la Avenida G de La Habana. Uno de ellos disfrazado de Ku Klux Klan, como si fuera la cosa más normal del mundo, denunció en su perfil de Facebook justo Cruz, post del que se hizo eco el portal digital Cubadebate.

Cruz escribió en su post que un usuario comentaba haber visto a otro joven con una suástica nazi tatuada en el cuello, aunque afirmaba que no fue en Halloween.

“Como es posible que alguien pueda pasearse por las calles de Cuba con el símbolo de los nazis tatuado en el cuello? Será que vendrán tiempos peores como dice la Biblia. Yo no sé a ustedes, para mí estas señales son preocupantes”, manifestó Cruz.

La tradición de Halloween, ignorada como otras durante años por el gobierno socialista cubano, que se originó en Irlanda cuando la fiesta pagana tenía lugar el 31 de octubre al llegar a su fin la temporada de cosechas, y hoy celebrada en muchas latitudes, ha llegado con fuerza a la isla, donde ya sucede como una jornada de alegrías y ocurrencias.

El mito dice que durante el festival se creía que las almas de los que habían muerto volvían a visitar sus hogares. También se pensaba que los que habían muerto en el año viajaban al otro mundo.

Se expone que las personas prendían hogueras en las colinas para volver a encender los fuegos de su hogar durante el invierno y ahuyentar a los espíritus malignos. En ocasiones usaban máscaras u otros disfraces para evitar ser reconocidos por los fantasmas que se entendía estaban presentes.

Con la reformas del socialismo cubano en el país algunas de los tradicionales festejos que se realizan en muchas otras naciones y fueron prohibidas en la isla al triunfo de la revolución de 1959, ahora van tomando empuje ante la aparente aprobación de las autoridades gubernamentales que toman el pulso (y el impulso) de una sociedad que ya no resulta tan igualitaria por la urgencia de que ciertas iniciativas de corte monetario-mercantil puedan levantar una malograda economía, cuyo agravamiento se atribuye, sobre todo, al embargo de Estados Unidos contra Cuba. 

En cualquier caso, es preocupante que en medio de este tipo de fiestas y de la incertidumbre de reformas económicas que inciden en el tejido social, aparezcan personas que de alguna forma muestren simpatía por representaciones de odio que son condenadas en todo el mundo. 

Y eso, al parecer, ante los ojos de las fuerzas del orden que todo indica desconocían que los trajes representaban, ni más ni menos, que al Ku Klux Klan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − dos =

Último minuto