febrero 5, 2023
25.2 C
Havana

Disminuirá actividad ciclónica en Cuba, aunque se mantiene llamado de alerta

Foto: REUTERS

Texto: Hugo León

Especialistas del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología (Insmet) informaron que en los días restantes de la temporada ciclónica disminuirá considerablemente el azote de sistemas meteorológicos a Cuba, aunque alertaron de la existencia de sistemas meteorológicos en el área y se están vigilando otros.

La temporada ciclónica para la isla culminará el 30 de noviembre próximo y los expertos señalan que la incidencia de este tipo de fenómenos debe ser menor, puesto que la actividad ciclónica en el océano Atlántico disminuye en este mes con respecto a septiembre y octubre, y en consecuencia, Cuba recibiría menos afectaciones.

Habitualmente las precipitaciones disminuyen con respecto a los dos meses precedentes, agregaron, pues en noviembre se produce la transición del período lluvioso al poco lluvioso en el país, y los patrones de circulación atmosférica cambian, comenzando una mayor interacción entre los procesos y sistemas de la zona tropical y los propios de latitudes extratropicales.

Además, entre las características del mes entrante, el Insmet señala la disminución de la influencia del anticiclón del Atlántico respecto a los meses anteriores, lo cual, junto con la llegada de los primeros sistemas frontales, propicia la ocurrencia de cambios en las condiciones del tiempo con cierta frecuencia.

Igualmente, los modelos prevén que el fenómeno conocido como “La niña”, que produce un enfriamiento en las aguas oceánicas, alcance su mayor intensidad a finales del presente año, para luego iniciar su debilitamiento a inicios del 2023.

¿Cómo ha sido esta temporada ciclónica?

La temporada ciclónica comienza en Cuba en junio de cada calendario y este año se ha caracterizado por ser más compleja para Cuba que las anteriores, afirmó a Cuba Noticias 360 un meteorólogo consultado por este medio.

Una gran parte de la temporada no fue muy activa, pero Cuba fue afectada por Ian, un huracán de gran intensidad, o sea de categoría tres o superior, algo que no ocurrió en años anteriores, recordó. De hecho, después de Irma, no había pasado por Cuba ningún ciclón de este tipo, hasta la llegada de Ian que causó innumerables destrozos en Pinar del Río y otros territorios del occidente cubano.

Además, otro sistema, aunque no precisamente un huracán, generó inundaciones en el occidente cubano a mediados de año debido a intensas lluvias, que provocaron serios daños en varias provincias, incluyendo la capital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here