junio 29, 2022
32 C
Havana

EE. UU. aclara cuál es su prioridad ante el pedido de Cuba de restablecer el funcionamiento de las embajadas

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Preguntado sobre el llamado de la Cancillería cubana para que se restablezca el funcionamiento total de la embajada estadounidense en La Habana, el gobierno de los Estados Unidos aclaró que su prioridad es la salud y la seguridad de su personal diplomático y sus familiares.

A raíz de ver la luz un informe de la CIA que encontró improbable que la mayoría de los casos del “Síndrome de La Habana” fueran causados por una potencia extranjera, el viceministro de la Cancillería de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, instó a la Casa Blanca a retomar las operaciones de las embajadas.

De acuerdo con Radio Televisión Martí, el Departamento de Estado indicó este viernes que “los recientes hallazgos provisionales de la CIA no cambian el enfoque de la Administración”, y aseveró que se trabaja con otras agencias para llegar al fondo de los incidentes de salud anómalos y brindar atención y apoyo de primer nivel a todos los afectados.

“Los esfuerzos de la comunidad de inteligencia continúan y profundizarán en su análisis un subconjunto de casos, los más difíciles sin resolver, como parte de su esfuerzo por determinar si un actor extranjero puede estar involucrado”, detalla el comunicado enviado a la redacción de Radio Televisión Martí.

Según el texto, el departamento ejecutivo federal recuerda que el secretario de Estado, Anthony Blinken se ha reunido con los afectados y “no tiene ninguna duda de que sus síntomas son reales”.

Blinken explicó que hará todo lo posible por llegar al fondo de lo que sucedió, y dijo que todos los casos denunciados por el personal diplomático serán tratados con seriedad y que recibirán la atención que necesitan.

Los primeros casos del llamado “Síndrome de La Habana” fueron reportados en 2016, después de que decenas de diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en Cuba se quejaran de presentar síntomas que incluían migrañas, náuseas, lapsus de memoria y mareos.

Como medida ante esos hechos, el gobierno estadounidense redujo al mínimo la actividad y el personal de su Embajada en la isla y desvió los servicios consulares a terceros países.

La decisión ha provocado que más de 100.000 cubanos no hayan podido recibir visas para viajar a los Estados Unidos debido al cierre del consulado en La Habana.

Por su parte, las autoridades cubanas han negado reiteradamente tener algo que ver con los supuestos eventos ocurridos en la embajada estadounidense en Cuba.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 18 =

Último minuto