julio 29, 2021
24.2 C
Havana

Gobierno de Estados Unidos estudia cierre de la prisión en Base Naval de Guantánamo

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció que la administración de Joe Biden considera “todas las vías posibles” para transferir prisioneros y cerrar la base naval de Guantánamo, en el Oriente de Cuba.

“Nuestro objetivo es cerrar la Bahía de Guantánamo”, afirmó en su habitual conferencia de prensa este lunes.

No obstante, si bien el gobierno estudia la posibilidad, no existe una fecha o proyección exacta para este cierre, pues Biden no puede ordenar el cierre de la prisión por su cuenta y necesita la aprobación del Congreso.

“No tengo un calendario para ustedes. Como saben, hay un proceso, hay diferentes niveles del proceso, pero ese sigue siendo nuestro objetivo y estamos considerando todas las vías disponibles para transferir responsablemente a los detenidos y, por supuesto, cerrar Guantánamo”, aclaró.

Precisamente ayer, el gobierno de Biden anunció su primera transferencia de un detenido de la prisión militar, por lo que quedarían en Guantánamo solo 39 prisioneros.

Abdul Latif Nasir, de 56 años, fue repatriado a Marruecos, pues la Junta de Revisión Periódica decidió en 2016 que la detención de Nasir ya no era necesaria para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos.

De acuerdo con Psaki, el proceso de Nasir comenzó a avanzar bajo la administración de Obama, pero se detuvo bajo la del expresidente Donald Trump, quien estaba decidido a mantener la prisión abierta.

De los 39 detenidos restantes, 10 son elegibles para ser transferidos, 17 son elegibles para una Junta de Revisión Periódica, 10 están involucrados en el proceso de comisiones militares y dos han sido condenados, detalló Psaki.

El gobierno de Biden inició una revisión de la prisión de Guantánamo en febrero de este año, poco después de asumir el poder, con la intención de cerrar la prisión para cuando Biden deje la oficina oval.

La prisión de la Base Naval de Guantánamo se abrió durante el mandato de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuando se utilizó para recluir a los distintos extranjeros sospechosos de terrorismo. En sus momentos de mayor auge, la cárcel pudo llegar a tener unos 800 presos.

Barack Obama intentó cerrar la prisión durante sus dos mandatos, pero se enfrentó a la oposición de los republicanos y el Congreso se lo impidió.

Es válido aclarar que el cierre de la prisión no implica que se le “devuelva” ese pedazo de territorio a Cuba, un reclamo del gobierno de la isla desde casi inicios de la Revolución en 1959.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 15 =

Último minuto