noviembre 26, 2022
25.2 C
Havana

El ALBA se convierte en la excusa perfecta para criticar a la Cumbre de las Américas

Foto: Ernesto Matrascusa | EFE

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Tras ser excluidos de la Cumbre de las Américas, Cuba, Nicaragua y Venezuela tuvieron  una cita diplomática en La Habana enfocada en escenificar unidad y criticar la política exterior estadounidense. 

Fue la Cumbre del ALBA el pretexto para que Díaz Canel, Maduro y Ortega celebrarán su propia reunión, donde se tuviera como objetivo: «fijar posición ante la visión imperial que pretende excluir a los pueblos de América», ha confirmado Maduro al llegar al Palacio de la Revolución, sede del encuentro. 

Obviamente que esto no era un secreto: se trataba de su propia contracumbre como respuesta a la exclusión de la Cumbre de las Américas, que se celebrará en junio en Los Ángeles.

En este sentido, el propio Díaz-Canel ha comentado: «Tenemos cumbre de integración, de solidaridad, de cooperación. Cumbre humanista, nuestra cumbre», horas antes de comunicar, que bajo ningún concepto acudiría al cónclave en EEUU pese a que nadie le había invitado.

Recordemos que desde Washington se buscaba en los últimos días alguna fórmula para invitar a un dirigente cubano de segundo nivel.

La Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (Alba), apoyados por el también  presidente boliviano Luis Arce, expuso un frente común contra Joe Biden, pese a que todos ellos avanzan contactos de mayor o menor rango con Washington. 

Díaz-Canel, acusando a EEUU de aprovechar su condición de anfitrión para «adoptar conceptos injerencistas», ha dicho en este contexto: «¡Unidos nadie podrá silenciarnos! No son meras consignas, es una necesidad histórica».

Por su parte,  el presidente argentino Alberto Fernández, junto a su gobierno, quiero realizar de una cumbre paralela en la ciudad californiana,  apoyado de Andrés Manuel López Obrador, el presidente mexicano, que ya ha anunciado que en protesta no acudirá a la cumbre oficial, aunque enviará a su canciller, Marcelo Ebrard.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here