julio 1, 2022
24.2 C
Havana

El modelaje del absurdo

Fotos: Twitter | MINCIN

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Ha sido un escándalo. No se habla casi de otro tema en las redes sociales cubanas que del reciente desfile de supuestos modelos con ropajes inspirados en una serie de productos que se venden en la red de tiendas cubanas. El desfile coronaba, para colmo, la inauguración del Encuentro de Técnicas Comerciales 2022 en La Habana.

Los memes, una de las ramas que se consolida en el humor nacional, han caído en cascada por los perfiles de Facebook. La mayoría de las bromas y burlas han tomado como blanco la presentación de la compota Osito destinada a los niños.

No era para menos. No hay forma de rescatar esta iniciativa o de sondear positivamente alguna de sus aristas “artísticas”. Si bien el diseñador de este proyecto no tuvo las mínimas herramientas para alcanzar algo digno, sí logró presentar un adefesio representativo de lo peor que se hace en Cuba en materia de modelaje, diseño o vestuario para pasarelas. Aunque tampoco sabemos si detrás de estos artefactos estuvo la mano de un verdadero diseñador o simplemente de una persona que se atribuyó algún “conocimiento” de esta rama creativa y le dieron luz verde para vestir a estos modelos.

Los calificativos han cubierto un amplio rango de adjetivos y chistes. Los ropajes han sido tildados de “cheos”, “horribles”, hasta “absurdos”. Es cierto que el rey de las burlas ha sido el modelo de la compota Osito, pero entre los productos de marras no se quedaban detrás los modelos que trataron de asemejar la ensalada el pollo (la muchacha la vistieron con dos postas de pollo quizá de cartón en la cabeza), el helado cubano y el café Hola, entre otras simulaciones del absurdo.

Las pregunta básica más allá de los chistes y las bromas sirven para cuestionar a fondo este atropello a la inteligencia: ¿A quién se le ocurrió semejante atentado a la cordura y el buen gusto, ¿qué funcionario aprobó esta iniciativa? y ¿cómo es posible que una viceministra de comercio interior haya compartido este proyecto en sus redes y, encima, mostrando orgullo por ello.

Todo eso es realmente preocupante. Da, entre otros aspectos, una imagen al mundo totalmente distorsionada de la realidad sobre el talento de diseñadores de vestuario y de otras artistas vinculados al mundo de la moda y las pasarelas en Cuba.

Cualquiera que conozca este ámbito sabe que creatividad y talento es lo que sobra en la isla en este ámbito donde anualmente se gradúan del Instituto Superior de Diseño y del Instituto Superior de Arte jóvenes con evidentes ganas de hacer y con miles de ideas llenas de originalidad, lo que ha sido demostrado en diferentes propuestas y desfiles de moda en la isla.

En este caso de la exhibición del MINCIN resalta el poco diálogo entre esa institución y las personas que realmente conocen sobre las singularidades de este trabajo y de las técnicas creativas que lo distinguen. Una separación que no deja de ser alarmante porque además no es el primer caso de “chealdad” o de poco respeto a la inteligencia y la creatividad de los cubanos por otras instituciones, así como de fallidas intervenciones en el espacio público.

Si uno está al tanto de las redes sociales conoce que casi semanalmente sale a la luz una muestra de esa práctica del desconocimiento o la falta de sentido común entre algunas instituciones en Cuba, lo mismo en un tuit, que en una oferta de cierto producto, en el nuevo diseño del nombre de un cine, en la inauguración de una escultura o sencillamente en la poda de árboles en municipios que no solo deterioran el hábitat natural, sino que atentan contra la preciada arquitectura ambiental.

Estas barrabasadas saltan a las redes y se convierten automáticamente en una fiesta de memes que sirven a los cubanos para mostrar su descontento, su rabia o simplemente su más agudo sentido del humor.

Este “modelaje” del MINCIN, no caben dudas, encabeza la lista del ridículo durante los últimos años. Pero si aún duda, vuelva a ver la imagen del modelo transfigurado en la compota Osito y después, le adelantamos, no sabrá si irse en llanto o morirse de la risa. 

3 Comentarios

  1. Realmente es bochornoso q ha está altura estemos cometiendo este tipo de papelazo,en un evento de esa magnitud,la verdad la culpa no es de los modelos,sino del director o responsable del desfile y la viceministra q los apoyo,mi opinión,deben ser removido de sus cargos,para q no se burlen más del pueblo cubano

  2. Es una verguenza, además d burla a la inteligencia d los cubanos, quien halla aprobado ese desfile debe ser sancionado y darle una explicación al pueblo.

  3. Articulo periodístico objetivo y honesto.Respetuoso con tantos buenos diseñadores formados en nuestro país que no merecen esta burla.No sabia que una viceministra de comercio interior haya compartido con orgullo este proyecto en las redes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − seis =

Último minuto