diciembre 5, 2021
25.2 C
Havana

El valor de un meme

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Por estos días la mayoría de los cubanas conoce el caso “dos felpitas”, y si no han estado al tanto del percance de una mujer al abrir un paquete de felpitas de un lote de 50 y percatarse que le faltaban dos, es casi seguro que sus redes sociales se les hayan llenado de memes sobre el tema.

El meme es un producto exclusivo de este siglo XXI, un contenido creativo que los seres humanos crearon como medio de expresión condensada para mostrar un sentir, una opinión, un parecer.

En Cuba podría especularse que tiene antecedentes en la ilustración, en el dibujo, en la historieta. Siendo conocida la Isla como “el país de la cigüaraya”, o el reino del choteo, es lógico pensar que este “dispositivo” calaría hondo en la comunicación diaria, pero lo cierto es que no tiene nada que ver con eso.

El meme es tendencia mundial, y mientras en el resto del mundo grandes medios de comunicación le pagan a creativos, periodistas y comunicadores, para que hagan memes para sus redes sociales, en Cuba los memeros y las memeras (dígase de las personas creadoras de memes), se dan “silvestre” como esa expresión en una cola, esa conversación exaltada, que nunca pudo atrapar Abela con su “Bobo”, ni pudo ejemplificar más allá de un gran ensayo Jorge Mañach.

Como es costumbre el gobierno teme a los memes, lidia con ellos en forma de vigilancia, y aunque siempre se ha especulado que el poder cubano usa el humor como una válvula de escape para que las personas rían de sus dificultades y no las racionalicen, a los memes no los entienden del todo, quizás porque son personas mayores las que gobiernan la nación; tampoco les gusta ver convertido en formas de meme las figuras históricas. Pero no lo pueden evitar, porque lo mejor del meme es que no necesita un talento sublime, un trazo refinado, con una aplicación, y eso si, mucho ingenio, que no todos tenemos, te sale un meme.

Con esta última oración no demerito aquellas personas que han consagrado su vida en redes a crear memes, al contrario, ellas tienen lo mejor del gracejo de una sociedad, eran el niño y la niña cómica del aula, el que siempre hacía el chiste que a todo el mundo le daba gracia, ese es el memero de hoy. Ese comenzó a hacer el primer meme para que bajaran la tarifa eléctrica; ese inició la crítica a la Comisión de béisbol cuando se quedaron los primeros peloteros en el Sub-23; ese memero o memera ha inmortalizado a Lilian y “sus felpitas”.

Como toda inventiva humana tiene un lado negativo. El meme ha sido puesto al servicio del ciberbullyng en determinadas ocasiones, pero una vez más, no es el producto en sí el malo, sino el uso que la humanidad hace de él.

Por el momento en Cuba el meme y los memeros alegran el día, expresan ideas más rápidas y fáciles que un post en cualquier red social, y aunque estén destinados a ser rápidos y fugaces, como todo lo relativo a las redes y la información, pregunto: ¿cuántos memes tienes guardado en tu celular para ver después?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − 6 =

Último minuto