agosto 10, 2022
23.2 C
Havana

En Cuba, algunos grupos poblacionales dudan en someterse a la vacunación contra la Covid-19

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Cuando los candidatos vacunales cubanos, en especial Soberana 02 que transita hacia la fase final de ensayos clínicos resultan una expectativa para contener la transmisión del coronavirus en la isla, medios de prensa y personal de salud pública y de gobierno, enfrentan ciertos indicios del movimiento antivacuna por esos predios.

“Y no es cosas de afuera”, como diría recientemente un comentarista del noticiero de la televisión cubana. “Aquí en Cuba he escuchado a algunas personas decir que están preocupadas, tienen dudas, les temen a las posibles secuelas e incluso apuntan que es mejor que se vacunen otros primeros por si acaso”.

Ante la alarma que constituye una corriente existencial que hasta el momento era cuestión de polémica sobre todo en países europeos, entre otros, no de Cuba, el periodista llamaba la atención acerca de que ha escuchado decir a madres que no van a vacunarse, y aseveraba que no entienden que todavía en el mundo no hay una vacuna efectiva, de ninguna empresa farmacéutica,  destinada a los menores de 16 años. “Entonces si esa madre no se vacuna y se contagia cómo protege a su hijo”, se preguntaba.

Rumores científicos de nano partículas de aluminio en los reactivos vacunales,  la ausencia de cultivo de virus, que haber concebido vacunas en tiempo récord aumenta el riesgo para la salud humana, entre otras, son algunas de las razones que argumentan los antivacuna.

No se exceptúan al respecto las denominadas “teorías de la conspiración”, las cuales alegan que la vacuna puede provocar todo tipo de efectos secundarios como infertilidad o una alteración genética permanente, hasta rumores sin basamento probatorio que vinculan la muerte de algunas personas con el hecho de que fueron inyectadas recientemente contra la Covid-19.

Ante esta incipiente alarma que atenta contra la inmunidad poblacional, el medio televisivo recuerda quea principios de 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que las dudas y el rechazo a las vacunas son unas de las diez principales amenazas para la salud mundial y aún el orbe no había sentido los azotes de la pandemia.

La primera dosis contra la Covid-19 se aplicó el pasado 8 de diciembre, destaca el reporte y “desde entonces la Pfizer-BioNTech ha administrado cerca de 312 millones de dosis de vacunas en todo el mundo; desde esa fecha por Covid-19 han fallecido más de un millón de personas en el mundo mientras el número de fallecidos por complicaciones derivadas de la vacunación está en cero”.

De estas campañas ya se hacen eco especialistas como la Doctora Belkys Galindo, Epidemióloga y asesora del grupo de vacunas del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”, quien destaca que las vacunas evitan casi 2,5 millones de muertes anuales en niños menores de cinco años.

Sin embargo, detalla que existe una tendencia en los últimos años a rechazar la inoculación y ello va ligado a los movimientos antivacuna que no son más que colectivos de personas que por diferentes razones filosóficas, religiosas, político-científicas y sanitarias creen que las vacunas producen más riesgos que beneficios, según declaró al programa de televisión “Pasaje a lo Desconocido”.

La científica estimó que esa corriente ya no es exclusiva de países desarrollados, otros que no lo son tanto están extendiendo esas teorías basadas en falsos rumores y subrayó que esos fármacos tienen que tener elementos para mejorar la respuesta inmune, la estabilización del antígeno, y poder preservar la contaminación bacteriana. “Ninguno de los componentes hasta hoy ha sido nocivo para la salud de las personas y fundamentalmente en los niños”.

La Doctora Dagmara Cejas, directora jurídica del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), al referirse al movimiento antivacuna en Cuba citó que  la Constitución de la República de Cuba, reconoce como un derecho de todos los ciudadanos la capacidad de poder decidir, o sea, tener acceso a los derechos humanos, a un grupo de elementos ligados al ejercicio individual.

Pero, observó que a la misma vez en el artículo 45 se registra que el límite de los derechos de los ciudadanos tiene que ver con el derecho de los demás ciudadanos. Y en este sentido el estado tiene que ver con el ordenamiento legislativo del país y el reconocimiento de la seguridad colectiva.

Es importante que se entienda que no es solamente el ámbito legal de los movimientos antivacuna, verlo solamente como el marco individual del derecho de las personas teniendo en cuenta que hay una afectación real cuando estas no acceden a la vacunación en tanto se convierten en un mecanismo de propagación de enfermedades y de generar epidemias o pandemias como la que se vive en estos momentos, fundamenta la jurista,

De hecho, los científicos cubanos hoy solo piden confianza, alega la comunidad que enfrenta la epidemia de Covid-19 desde su llegada a Cuba. Reafirman que ese voto de confianza lo han ganado en un país que produce casi el 80 por ciento de las vacunas que consume el programa nacional de inmunización, fabrica ocho de las de las doce vacunas que se administran a los niños y exporta vacunas a decenas de países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto