mayo 16, 2022
29.2 C
Havana

…Es tan solo el fin del mundo

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Desde los inicios de la humanidad, o al menos desde el principio de su desarrollo como seres sociales y culturales, se vive preconizando su fin. Las predicciones de Nostradamus, el fin del calendario maya, son algunas de las más famosas.

En ese sentido tampoco se puede dejar de mencionar la posibilidad de que un meteorito impacte la tierra, una de las más comunes y que por el momento vuelve a tomar auge. Quizás por una sugestión al filme Don’t Look Up, o definitivamente por una mala interpretación de los reportes periódicos que suele publicar la NASA sobre la trayectoria y posible impacto de estos cuerpos celestes.

Según la última tendencia en redes sociales e “interpretación” de los informes de la agencia espacial estadounidense, el próximo 6 de mayo habría grandes posibilidades de que un meteorito choque contra nuestro planeta. La idea comenzó a correr en redes “cuesta abajo” y ya muchos han asumido su propia versión del filme antes mencionado, protagonizado por Leonardo Dicaprio y Jennifer Lawrence.

Tal vez no es para menos, la humanidad ha pasado dos años casi encerrada en sus hogares por un virus que no era precisamente un catarro, muchas personas perdieron seres queridos, otras aún lidian con efectos secundarios que a veces no saben ni explicar bien. Incluso un año antes en Cuba, en el mismo Pinar del Río, también habría caído fragmentos de un meteorito, como preconizando los tiempos por venir.

Luego, cuando la oportunidad de un nuevo comienzo aparece, un cierto presidente decide invadir un país con cierta importancia geopolítica y vuelve, una vez más como un mal chiste, la posibilidad de que un meteorito no nos aniquile, sino que una Tercera Guerra Mundial lo haga. Una alternativa mucho más cruel, pero a veces desgraciadamente más plausible por la forma en que nos hemos ido tratando los unos a los otros como especie.

Casi que el meteorito impactando la Tierra encaja perfectamente en esta trama como un final perfecto. Pero como suele ocurrir, la ciencia y el uso que los seres humanos han hecho de ella, viene a salvar al planeta, al menos de la ignorancia para aquellos que se informen.

La NASA ante tal posibilidad, expuso que la probabilidad de que este fragmento de roca choque contra la Tierra es de un 0.00074%, o lo que es lo mismo, hay una posibilidad entre 140.000 de que lo haga y, sin embargo, la probabilidad de que el asteroide siga su camino sin tocar la Tierra es de un 99,99926%.

Por supuesto la aclaración de la agencia llegó par de días después de que en las redes, donde horas equivalen a semanas en ciertas ocasiones, ya se hubieran posicionado hasthags, memes… con respecto a la roca mortal. A algunos les coincidían con pruebas finales, otros tenían fiestas patronales a las que asistir, la gran mayoría estaba segura de que esto era lo “único que faltaba” en estos tiempos calamitosos.

Pero tomemos la roca ígnea y su “posible” trayectoria destructora para pensar en lo importante de la vida. Han pasado dos años donde expertos, periodistas y demás personas con acceso a espacios públicos hablan de priorizar lo verdaderamente importante en nuestras vidas, se ha hablado tanto de esto que las redes sociales lo han llevado hasta una positividad tóxica donde siempre es importante estar feliz y a todo poder sacarle un aprendizaje.

Y esta tendencia tiene una pizca de veracidad, pero no toda, el sufrir, la decepción, la inseguridad, los finales son partes de la vida, pero no lo son de forma agradable. Tomar el espíritu de vivir como si fuera el último día en la Tierra se debate entre aprehender todo lo que la vida nos pone delante y evitar la indiferencia de hacer scroll y pensar: es tan solo el fin del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 12 =

Último minuto