diciembre 1, 2021
14.2 C
Havana

Escándalo en la Euro: UEFA prohíbe iniciativa a favor de comunidad LGTBI

Texto: Alejandro Varela


Un suceso extra futbolístico ha centrado recientemente la atención mediática en la Eurocopa que se celebra por estos días en varias ciudades del Viejo Continente.

La comunidad internacional vinculada al más universal de los deportes ha mostrado su rechazo a la negativa de la UEFA a una solicitud del ayuntamiento de Munich para iluminar su estadio Allianz Arena con la bandera arcoíris de la comunidad LGTBI

La petición del alcalde de urbe germana, Dieter Reiter, tenía como objetivo protestar contra una ley aprobada por el Parlamento húngaro hace unos días que prohíbe compartir con menores de edad cualquier contenido que aborde la homosexualidad o la reasignación de sexo. Y qué mejor escenario para hacerlo que durante el encuentro entre Alemania y Hungría que cierra mañana las acciones del reñidísimo grupo F en la imponente y magnífica casa del Bayern.

El ministro de Relaciones Exteriores del país centroeuropeo, Péter Szijjártó, ya había criticado la propuesta alemana el lunes. «Hemos aprobado una ley para proteger a los niños húngaros, y ahora en Europa occidental están quejándose por ello. Quieren expresarlo incluyendo la política en un evento deportivo, que no tiene nada que ver con la aprobación de leyes nacionales», reclamó el diplomático.

Precisamente, el organismo rector del fútbol europeo basó su fallo en que la solicitud estuvo motivada por una decisión política. En un cuidadoso comunicado, el ente manifestó su postura a favor de la diversidad y la inclusión, pero destacó que es una «organización neutral en política y religión» y sugirió realizar la iniciativa en otro momento como el 28 de junio, por el Día del Orgullo en Berlín, o entre el 3 y el 9 de julio, cuando se celebra en la ciudad.

Políticos de peso en Alemania fueron los primeros en criticar la actitud de la UEFA. El ministro para la Unión Europa, Michael Roth, señaló que la decisión era «amarga, pero esperada», y pidió a los aficionados que acudan a las gradas que muestren esos colores. Asimismo, el gobernador de Baviera, Markus Söder, se mostró decepcionado y apuntó que «habría sido una muy buena señal de tolerancia y libertad».

Las voces de respaldo a la propuesta de las autoridades locales de Múnich también se alzaron entre federaciones, clubes y jugadores. Incluso, otras ciudades alemanas anunciaron que sí iluminarán sus estadios con los colores del arcoíris durante el enfrentamiento como señal de solidaridad por la causa LGTBI y a la vez de rechazo hacia la UEFA.

«Si a Múnich no se le permite el miércoles, entonces otros estadios en el país tendrán que mostrar sus colores. Vamos, compañeros de la Bundesliga», dijo el portavoz de la junta directiva del Eintracht Frankfurt, Axel Hellmann. De igual forma, Colonia confirmó el martes en la mañana que su estadio participará «por iniciativa de varios grupos de la sociedad» civil.

Los jugadores del Barcelona Gerard Piqué y Antoine Griezmann también mostraron su apoyo en sus influyentes perfiles en redes sociales, mientras el ex goleador inglés y actual comentarista de televisión Gary Lineker incitó a la ciudad bávara a que desoyera la negativa y prendiera la iluminación, por solo citar algunos ejemplos

Días atrás, la UEFA ya había recibido otras críticas por abrir una investigación al guardameta y capitán alemán Manuel Neuer, quien ha portado un brazalete con los mismos colores del arcoíris en los últimos juegos de su selección. No obstante, el caso fue archivado recientemente, según anunció el organismo.

Este acontecimiento suma otro episodio de rechazo popular a una decisión de la UEFA, organismo fuertemente cuestionado desde el lanzamiento de la frustrada Superliga en abril pasado, por su forma en lidiar con esa iniciativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + catorce =

Último minuto