julio 29, 2021
24.2 C
Havana

España, Estados Unidos y Canadá bajo el fuego de las olas de calor

Foto: EFE

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

España, Estados Unidos y Canadá se han enfrentado a olas de calor que han provocado la muerte de cientos de personas, incluso de animales, y la proliferación de incendios forestales. Las altas temperaturas han marcado récord.

Las personas de esas naciones han sufrido un calor extremo, como señalan medios internacionales. España, por ejemplo, sufrió el pasado fin de semana temperaturas sorprendentes, y aunque autoridades meteorológicas apuntaban al verano de 2021 como uno bien caluroso, alarma que esta ola tan intensa llegue en fechas tan tempranas.

El periódico español La Vanguardia señaló que este fin de semana pasado los valores llegaron a estar en el país entre 5 y 10 grados por encima de lo habitual en toda la nación.

Mientras, en Estados Unidos y Canadá, el abrasador calor conllevó al cierre de carreteras, la limitación del tráfico ferroviario y a que se dieran órdenes de evacuación en distintos territorios.

Varios lugares han visto igualados o superados sus récords en cuanto a altas temperaturas, como sucedió en el desierto de Nevada, en Las Vegas, que se igualó el tope histórico de 47,2 °C, alcanzado por primera vez en 1942 y sólo tres veces más desde el 2005 hasta la fecha.

Más al norte, la ciudad canadiense de Lytton, rompió un índice histórico de temperatura, y a la vez quedó prácticamente destruida en un incendio que se originó debido, precisamente, a la ola de calor.

Las causas de estas olas de calor en el mundo, de acuerdo a un estudio hecho por un equipo internacional de investigadores, apuntan al cambio climático, sin el cual, indican, habría sido casi imposible que se diera la que abrazó el oeste de Canadá y Estados Unidos.

La Vanguardia compartió la información de dicho estudio del grupo de científicos, que forma parte de la red World Weather Attribution. Ellos describen esto como un evento que ocurriría una vez cada mil años, y que incluso sería 150 veces menos probable si no existiera la influencia humana sobre el clima.

El Tiempo, otro medio internacional, cita en uno de sus textos al jefe de la División de Políticas y Vigilancia del Clima de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Omar Baddour, quien expresa al respecto que “las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas a medida que las concentraciones de gases de efecto invernadero provocan un aumento de las temperaturas globales. También nos estamos dando cuenta de que comienzan antes y terminan más tarde, y están cobrando un precio cada vez mayor en la salud humana”.

Alude también a la opinión de Nikos Christidis, científico climático de la Met Office del Reino Unido: “Las posibilidades de que esto ocurra de forma natural son una vez cada decenas de miles de años. Ahora, con el clima actual, es probable que ocurra dos veces en tres décadas”.

Reportes indican que no sólo esas naciones han padecido las altas temperaturas, ya que estas condiciones climáticas se han extendido hasta el norte de África, la península Arábiga, Europa oriental, Irán y el continente indio noroccidental; donde se ha notificado temperaturas máximas diarias que exceden los 45 °C, en el caso del Sahara sobrepasaron los 50.

El saldo de fallecidos provocado por este fenómeno natural es entristecedor, de acuerdo a CNN, en Columbia Británica, Canadá, se reportaron 719 muertes entre el 25 de junio y el 1 de julio, tres veces más de las que normalmente ocurrirían durante ese período, según las autoridades. En Estados Unidos murieron cientos de personas, con otras tantas hospitalizadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =

Último minuto