julio 3, 2022
23.1 C
Havana

Estados Unidos hace guiño a Cuba: nos vemos en la Cumbre de las Américas

Texto: Mónica Fernández

La 51ra Conferencias de Washington sobre las Américas tuvo lugar este martes de forma virtual, una oportunidad en la que altos funcionarios de la Administración Biden dejaron claras las prioridades de la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina: potenciar la economía tras el fin de la pandemia, frenar la inmigración ilegal, abordar el cambio climático y el apoyo a la democracia en la región. Y también se convirtió en el escenario para mandar mensajes claros a aquellos países a los que considera problemáticos.

Fue el Secretario de Estado Antony Blinken quien ofreció declaraciones mucho más específicas sobre qué esperan los Estados Unidos de los distintos países en la región. Desde el Departamento de Estado, se han trazado tres prioridades para reconectar con las Américas, dijo. La primera es terminar con la pandemia del COVID-19, y aseguró que se continuarán distribuyendo vacunas y equipamiento médico. Afirmó que los Estados Unidos han donado dos billones de dólares a la iniciativa COVAX, y donarán dos más si el resto de los países cumplen con sus compromisos. La segunda prioridad es proveer de oportunidades a todas las personas, un punto que expresó de forma ambigua al mezclarlo con el cambio climático y donde se implícita que la visión sería crear empleos a partir de la generación de energías renovables. Para ello, repitió el reciente compromiso del presidente Joe Biden de que en 2024 Estados Unidos estará aportando 5,7 billones de dólares anuales a fondos y proyectos internacionales contra el cambio climático, y una parte de este dinero (específicamente 1,5 billones) será destinado a la adaptación climática y la resiliencia.

Blinken
Foto: AFP

Pero fue la tercera prioridad – el apoyo a la democracia en la región – donde mencionó a Cuba. “Continuaremos defendiendo los derechos humanos del pueblo cubano, incluyendo el derecho a la libertad de expresión y reunión. Y condenaremos la represión de los derechos humanos en la isla”. Esta declaración, muy similar a las previamente ofrecidas, por sí sola no dice mucho. Pero no habló solo de Cuba: instó a Nicaragua y Haití a realizar elecciones, afirmó que se continuará ejerciendo presión sobre Venezuela, e incluyó a Cuba como última mención.

Estoy deseando debatir sobre estos tres temas: terminar la pandemia, expandir las oportunidades, y apuntalar la democracia, cuando los Estados Unidos tenga el privilegio de acoger la 9na Cumbre de las Américas” concluyó Blinken.

La Cumbre, que aún no tiene fecha definida, está programada para la segunda mitad del 2021. La última edición se celebró en Perú en el 2018 y transcurrió con denuncias de los Estados Unidos a Cuba por regular a todos los opositores y miembros independientes de la sociedad civil cubana, quienes no pudieron participar, dejando de esta forma solo a la delegación oficial ser parte del evento. Este año, si Cuba es invitada nuevamente a participar, el escenario podría ser muy distinto. Blinken reconoció en sus declaraciones de este martes que “ninguna democracia en la región está libre de desafíos, incluyendo a los Estados Unidos” e instó a los gobiernos de toda América a respetar a quienes les hacen rendir cuentas, y tratar a los periodistas, defensores de los derechos humanos, grupos de la sociedad civil como socios, no como adversarios.

¿Condicionará Estados Unidos la participación de la delegación oficial cubana a la Cumbre de las Américas a que el gobierno garantice que no pondrá trabas a los participantes independientes cuando intenten viajar? La Cumbre es el escenario ideal para un encuentro de alto nivel entre Cuba y los Estados Unidos, altamente deseado por diversos sectores de ambos países. Es también una oportunidad dorada para que el presidente Díaz Canel intercambie con los líderes de la región tras su investidura como Primer Secretario del Partido Comunista en adición a su rol presidencial, llevando de la mano los avances del país en los candidatos vacunales contra el COVID-19.

Pero, ¿será suficiente este incentivo para que el gobierno cubano trance y permita viajar a una oposición que en los últimos tiempos se ha mostrado cada vez más temeraria en sus acciones y posturas públicas? La última vez que las delegaciones oficiales e independientes cubanas se encontraron en una Cumbre de las Américas fue en la de Panamá. En ese entonces en la isla el Internet era prácticamente inexistente y a pesar de ello, aún resuena en el imaginario popular la histeria de Sucely Morfa, desde entonces apodada “la psicóloga millonaria”. ¿Cuántos titulares, memes, e imágenes que dejarán mal parado al gobierno cubano pueden generarse en 2021, especialmente ahora que el país está pasando por una crisis de imagen derivada en parte por la criticada gestión económica?

Este martes, el Secretario de Estado Antony Blinken dejó muy sutilmente abierta la puerta a una oportunidad de diálogo. ¿Irá Cuba a la Cumbre de las Américas? Lo sabremos en unos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − 4 =

Último minuto