diciembre 2, 2021
17.2 C
Havana

Gobierno cubano extrema medidas para frenar grave situación sanitaria

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Después de varios meses de agudización de la pandemia de coronavirus en Cuba, serán aplicadas una nueva serie de medidas por parte de las autoridades para frenar el alza en los contagios de COVID-19, que han puesto en jaque al país.

Los especialistas han catalogado de muy peligrosa la situación que vive la isla. Se han llegado a reportar más de 3000 casos en un día. Los pacientes confirmados con la enfermad no bajan de 2000 diarios. Las muertes también se incrementan. Ya no solo fallecen personas de edad avanzada o con enfermedades previas. También se reporta la muerte de personas jóvenes sin padecimientos clínicos y la presencia en varias provincias de la variante delta del Covid, considerada la más contagiosa hasta el momento.

El contexto sanitario, en efecto, vive su peor momento tras los primeros casos de coronavirus en Cuba durante el mes de marzo de 2000. Este panorama acecha en medio de la intervención sanitaria con Abdala, el candidato vacunal que ha demostrado una eficacia superior al 92 por ciento, al nivel de las vacunas Pfizer o Moderna.

Las medidas tomadas tratan de convertirse en un muro de contención contra el coronavirus. La primera fue pasar el país a la fase de transmisión comunitaria. El ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda recordó que no se había aplicado esa fase durante el año y medio que Cuba lleva luchando contra el coronavirus.

El paquete de nuevas regulaciones incluye el incremento de la vigilancia epidemiológica, traducido en extremar el control sanitario en los puntos de entrada al territorio nacional y garantizar el cumplimiento de los protocolos en esas instalaciones; aumentar la pesquisa para buscar posibles pacientes contagiados de coronavirus, evitar las altas concentraciones de personas, disminuir la movilidad, tener disponibilidad de todo el aseguramiento médico e higiénico-epidemiológico de la población con COVID-19 y la intervención con los candidatos vacunales Abdala y Soberana 02, dijo el diario estatal Granma.

Sin embargo, muchos cubanos se han sorprendido de que las nuevas medidas no incluyan otras que surtieron efecto durante los primeros brotes del coronavirus, entre ellas la suspensión del transporte público, la entrada de turistas al país o de las labores en los centros de trabajo, adonde diariamente se dirigen cientos de miles de cubanos tras hacer colas en paradas atestadas para trasladarse. En anteriores ocasiones ante estas exigencias de la ciudadanía, publicadas sobre todo en redes sociales, las autoridades han declarado que el país no puede permitirse esas suspensiones por la difícil situación económica que atraviesa.

No obstante, recientemente se dijo que el curso escolar regresaría en septiembre, lo que parece una medida apresurada en medio de esta grave situación epidemiológica. Para la opinión púbica ese anuncio debe responder a la esperanza de que durante ese mes ya una buena parte de los cubanos estén inmunizados y por lo tanto bajen los contagios y disminuya considerablemente la crisis sanitaria que ya se vive en algunas provincias. Ese es el caso de Matanzas, que hoy miércoles reportó más de 700 casos de coronavirus, una cifra alarmante mírese como se mire, para una provincia cubana.

Una luz de esperanza se vive en La Habana, que hace algunos meses fue el epicentro de la pandemia. La capital cubana supera el millón de personas vacunadas con al menos una dosis de Abdala. Ya ha bajado el número de contagios a menos de 400 en comparación con meses anteriores, en los que se rompía el récord de 600 diarios.

La situación del país en los próximos días no inclinará la balanza hacia la mejoría. Los modelos oficiales indican que se prevé el crecimiento de casos. De ahí que se espera también que lo haga el número de fallecidos por una enfermedad que ya ha cobrado en Cuba más de 1200 vidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 17 =

Último minuto