noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

Hace 94 años nacía Gabo, y tal vez no sepas lo que te vamos a contar

Texto: Jorge Suñol

«Un escritor puede escribir de lo que le dé la gana, siempre que sea capaz de hacerlo creer», escribió Gabriel García Marquez, un nombre imprescindible y obligado en la literatura no solo latinoamericana sino mundial. Por algo sus obras se tradujeron a más de 40 idiomas.

«La hoja en blanco es la cosa más angustiosa después de la clasutrofobia», sentía Gabo antes de empezar escribir sus textos. Pero una vez que comenzaba emprendía un viaje, a lo real y lo imaginario, y se volvió un muestro de este mundo que se llamó: realismo mágico.

Hace 94 años nacía Gabo. Hace 7 años nos decía adiós, pero un adiós fìsico, sus textos siguen vibrando como en el momento que salieron. El Premio Nobel de Literatura en 1982, fue del periodismo a la experimentación, de la narrativa a la memoria. Y todos, o casi todos, hemos escuchado su nombre, no importa en que espacios nos movemos, ni la cercanía a sus textos. Gabo fue y es un tipo popular.

Y como todos, el escritor tenía vicios, supersticiones, tristezas, costumbres, alegrías y todo ello lo llevó a sus textos, a sus relatos. Acá te dejamos algunos datos que no aparecen en sus habituales biografías, y si aún no has leído nada de su autoría, seguro después de esto te matará la curiosidad por ir a buscar sus títulos.

  • Tras el éxito comercial de Cien años de soledad, los estudios comenzaron a disputarse los derechos de sus libros. De modo que, en menos de cinco décadas, García Márquez se transformó, después de Cervantes, en el escritor en lengua castellana que más veces se ha adaptado a la pantalla. Aun así, jamás quiso llevar esta novela al cine porque perdería su escencias.
  • Lo leemos porque se ríe del spoilert alert con Crónica de una muerta anunciada, porque trae romance con El amor en los tiempos del cólera, porque se mete con la política con El general y sus laberintos, porque es un estilista, con El otoño del patriarca, porque cuenta la realidad como una historia alucinante con Noticias de un secuestro, porque te atrapa la realidad artificial con Cien años de soledad y porque su experiencia fue tan intensa como su ficción con Vivir para contarla. Creció en Aracataca, escuchando historias del servicios militar de su abuelo y cuentos fantásticos de su abuela. Y estas narraciones formaron parte del tejido de su escritura. Aracataca sirvió de molde para el pueblo ficticio de Macondo.
  • Fue el mayor de los 12 hermanos y medios hermanos. Estudió para ser abogado por insistencia de su padre pero descubrió al periodismo y lo dejó.
  • El relato del romance de sus padres lo insipiró a escribir «El amor en los tiempos del cólera».
  • Necesitaba una flor amarilla en su escritorio para trabajar, era muy supersticioso. Los caracoles, los pavos reales y las flores de plásticos daban mala suerte, según él.
  • Fue a recoger el Premio Nobel vestido de liquiliqui, traje típico de los llanos colombianos y venezolanos.
  • Descubrió que iba ser escritor leyendo La Metamorfosis de Kafka.
  • Conoció al amor de su vida, su esposa, a los 9 años, a los 14 le propuso matrimonio y a los 26 se casaron.
  • Jamás hizo una relectura de algo que se había publicado. Nunca se detuvo a hacer correcciones, por eso tampoco procuró escribir muy rápido sus obras. Decía que las ideas son como el vino, deben mejorar con el tiempo.
  • Era fanático perdido de Shakira, por ello la cantante participó en la banda cinematográfica de El amor en los tiempos del cólera.
  • Fidel Castro se libró de un atentado por andar en su compañía. Los autores decidieron abortar la misión.
  • Decenas de cadenas de internet con frases positivas o poemas amorosos han sido atribuídos a su autoría , siendo la mayoría falsos.
  • Nunca usó el adverbio mente cuando escribía.
  • Poseía residencia en París, Bogotá y Cartegena de Indias, pero vivió la mayor parte de su tiempo en su casa en México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 3 =

Último minuto