octubre 2, 2022
21.2 C
Havana

Humoristas “explotan” ante intervención de Virulo en la televisión cubana

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Cualquier entendido en materia cultural conoce que no ha sido fácil para los humoristas cubanos, especialmente durante la década del 90, hilvanar una obra que haga reír a los espectadores y a la vez los conduzca a la reflexión sobre la realidad nacional. 

El arte del humor en Cuba ha sido una de las más maltratadas en la esfera artística del país por la incomprensión, la falta de apoyo o la poca tolerancia a la crítica en diferentes espacios a lo largo de décadas.

El humor en sus diferentes manifestaciones ha debido replegarse a ciertos temas cotidianos y sus cultores se han visto obligados a dejar a un lado —al menos oficialmente y en espacios públicos— la utilización, por ejemplo, de la sátira política a profundidad y cuando han podido interpretarla lo han hecho generalmente para criticar a burócratas, funcionarios de medios o aspirantes a cargos públicos sin la más mínima preparación.

Con todo, no han cejado en abordar la realidad, en impulsar debates y abrir espacios para una crítica a todos los niveles,  que ha estado sumamente reducida en el campo artístico e intelectual de la isla por cuestiones ciertamente políticas.

En los últimos años el programa Vivir del cuento ha sido el espacio de mayor audiencia en la televisión cubana. Su actor estrella, Luis Silva, junto al resto del elenco, ha sabido sortear las aguas de la censura y contribuido a que algunos funcionarios de la televisión y de mayor rango ganen en comprensión sobre el significado social de las buenas prácticas del humor.

Sin embargo, en reiteradas ocasiones se han lanzado contra este programa diferentes personas autoproclamadas especialistas o intelectuales, pero sin el respaldo de una obra sólida, para criticar la ironía o la sátira de este espacio hacia los burócratas o funcionarios que ejecutan mal su trabajo y en consecuencia dañan al pueblo, la economía u la sociedad del país.

Cuando algunos pensaron que parecía superado este conflicto acaecido sobre todo en las redes vuelve a surgir una polémica que va creciendo a partir de la intervención en un programa de televisión del humorista, Alejandro García “Virulo”, quien de un zarpazo pretendió, al parecer, borrar parte fundamental de la historia del humor en Cuba.

Virulo

El actor se presentó en el programa La pupila asombrada, del bloguero Iroel Sánchez, para dar su propia versión del recorrido del humor cubano, de algunas de sus experiencias y, de paso, obviar los aportes de grandes figuras como el actor Osvaldo Doimeadiós, quien respondió a las omisiones de “Virulo” en su perfil de Facebook.

“Hace algunos años Iroel Sánchez, uno de sus guionistas, publicó en su blog personal algunas opiniones, donde exponía criterios de Virulo en detrimento de los humoristas del patio. Una amiga-excelente narradora y cultivadora de este género- le llamó la atención a Iroel al respecto. Por su parte Virulo, no ha perdido oportunidad en sucesivas entrevistas en los periódicos nacionales y publicaciones digitales de despotricar de todo lo que hacemos los demás en Cuba. Esta noche, tocó fondo. El humor, para él, se detuvo con su partida a México y ahora debemos recibirlo como el Mesías. Le recuerdo a él y a los guionistas, que el rigor debe primar en un programa que supuestamente se vende por su profundidad”, señaló Doimeadiós.

El actor hizo un repaso por una parte muy importante del humor cubano, por las figuras que lo han representado y por las experiencias atesoradas por distintas generaciones de humoristas del patio en su bregar por la cultura nacional.

Menciona como anécdota un hecho quizá desconocido por la mayoría hasta este momento,  vinculado a su reconocimiento con el Premio Nacional del Humor.

“Cuando me lo dieron a mí en el 2012 el compañerito Virulo hizo sus maletas, se plantó en el ministerio de Cultura y el CNAE y metió su escándalo y promovió algunas cosas en las redes, en contra de mi premio. Esa es su catadura moral. Ese es el tipo impoluto que apareció bendecido en la Pupila”, dijo.

Doimeadiós, uno de los actores cubanos más reconocidos tanto en el humor como en otras vertientes de la creación artística, lamentó que exista un grupo de personas con cierta influencia en esferas políticas y  culturales que estén promoviendo la división entre los cubanos.

“Las cosas no son tan fortuitas. Esta es otra vuelta de Iroel y sus acólitos, que no son anónimos. No sé qué se traerán entre manos con este programa. (…) Están lanzando a Virulo en campaña, para qué? ¿Por qué quieren mover el avispero? ¿Quiénes son verdaderamente? ¿Por qué promueven la división? ¿Por qué no explotan? Son un equipo supra ministerial, se alimentan con corcho, siempre flotan, con grandes oficinas, carros, tarjetas de combustible y perdón, lo identifican como periodista y que yo sepa estudio en la CUJAE, a no ser que ahora estén dando allí cursos de periodismo exprés”, dijo.

“No saben  de nada pero son analistas de todo, continuó el actor, y les tienen miedo en ciertos círculos, ¿por qué? ¿Serán de  una secta? (…) van de tanques pensantes y lo  que son tanques flotantes”, aseveró.

“Nuestro gremio del humor paga impuestos desde el año 1996, quizás con ello le financiamos la vida a estos parásitos. Miren, para concluir el acto, con el gremio del humor no se metan porque lo que tenemos, lo hemos ganado trabajando muy duro. Yo lo único que les deseo es que un día, tengan que trabajar, pero de verdad, aunque sea 8 horas”, agregó.

Sus  palabras  fueron respaldabas  por un amplio sector de humoristas y de otros actores cubanos. Kike Quiñones, director del Centro Promotor del Humor, en un texto llamado Pupila Asombrada o dilatada? cuestionó que Virulo solo haya contado una parte de la historia del humor cubano, en la que como explicó Doimeadiós, obvia la obra de importantes exponentes de esa área de la creación.

“Hablar de la historia del humor escénico cubano tiene, historia al fin, el handicap de ser contada a partir de las vivencias de quien la cuente, sin tomar en consideración el hecho de que esta persona puede no haber vivido una parte de los acontecimientos en cuestión, entonces aparecería otro problema, los que le escuchen pueden pensar que esa es toda la historia, cuando en realidad están recibiendo solo una cuña de todo el pastel”; dijo Quiñones.

Para el actor hablar del humor sin mencionar la calidad de varias puestas en escena y otros detalles de su historia, “denota desconocimiento por parte del entrevistado, que no vivía en Cuba en esos años, y una gran desinformación por parte de los realizadores del espacio”.

Otros humoristas como Ulises Toirac, Otto Ortiz, Jorge Fernández Era, Nelson Gudin, Marcos García, el dramaturgo Norge Espinosa, y la actriz Laura de la Uz han apoyado a Doimeadiós con publicaciones en las redes sociales, en las que instan a mostrar la historia sin sesgos de ningún tipo y a no continuar promoviendo la división entre los cubanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto