julio 3, 2022
23.1 C
Havana

En Cuba, proteger de contagios por COVID-19 a la población infantil, es una necesidad

Foto: Manuel Larrañaga

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Si ya en Cuba desde inicios del 2021 las alarmas por la compleja situación epidemiológica ante el incremento de los contagios y defunciones por la Covid-19 acapararon espacios en medios de prensa escrita, radial y televisiva, por estos días científicos, personal médico y de gobierno cada vez más alertan sobre la urgencia de contrarrestar el ascenso en las cifras de niños enfermos por el letal coronavirus.

A un año de inicio de la pandemia en la Isla aunque no se reporta el fallecimiento de ningún niño o adolescente la cifra de enfermos hasta los 19 años ha ido en aumento, informó la doctora Licet López González, jefa del Grupo Nacional de Pediatría durante un encuentro con el grupo de expertos y personal de ciencia que ha participado directamente en la batalla contra la Covid-19.

La especialista consideró esta “tercera ola” como bien compleja para los servicios de pediatría por la cantidad de enfermos en esas edades, necesitados de una esmerada atención médica. “De hecho ha sido significativo el aumento de pacientes pediátricos que ha requerido cuidados intensivos, llegamos a 51 niños reportados bien graves o críticos”.

Tras insistir en la preocupación de la comunidad sanitaria recordó como de acuerdo al protocolo establecido para esos casos, todo niño o adolescente después de habérsele dado el alta de la institución hospitalaria que los acogió tienen que ser atendidos por las secuelas físicas o psicológicas derivadas del SARS-CoV-2.

Pero sus palabras resonaron aún a más distancia cuando el noticiero de la televisión cubana reportó de su mensaje a la familia cubana, la de mayor responsabilidad en proteger a los más pequeños de cada hogar.

“Ser lactante tiene un riesgo tan exacerbado como ser un anciano, dijo la experta. “En el mes de enero, por citar algún mes importante, tuvimos cuatro lactantes en estado grave y de ellos dos presentaron lesiones que persistieron en el tiempo desde el punto de vista funcional como arritmias. Esos lactantes han sido seguidos y han tenido una evolución favorable, pero nos gusta destacarlo porque es que tenemos que cuidarlos, nosotros hoy arribamos a 308 lactantes enfermos y esos son niños que sí dependen íntegramente del cuidado de la familia y de la sociedad”

Este 10 de marzo, cuando las elevadas cifras de las últimas semanas continúan apuntando a la prioridad por parte de las autoridades cubanas de vigilar el control del Covid-19 en la nación, al demostrar lo empeorado de la actual etapa pandémica, el doctor Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología, llamó igualmente a “proteger a los menores que son responsabilidad de todos”.

Reiteró las alarmas de pediatras y neonatólogos por evitar que se contagien “porque aún a esas edades pueden tener patologías o comorbilidades que a veces se asocian a la Covid-19 y los hacen mucho más vulnerables, sobre todo a una evolución con complicaciones de la enfermedad”.

Durán García adelantó que desde el 1ro de marzo han sido diagnosticados más de mil infantes y casi a diario los casos superan los 100 en ese grupo etareo.

“Una cifra muy elevada de menores de 20 años, 120 en el día de ayer. De estos 98 tienen 18 y menos años de edad y de esos 98 tres son lactantes. Ya se acumulan 6 mil 677 niños, jóvenes, adolescentes de 18 y menos años de edad que han sido diagnosticados en Cuba con la Covid-19, activos una cifra elevada, 776 ingresados por Covid y se han recobrado el 89.8 por ciento, observó más adelante en tanto resaltó la recuperación del 89.8 por ciento de quienes se infectaron.

Las autoridades sanitarias de Cuba insisten en la protección de los niños y adolescentes contra la Covid-19 y alertan sobre las secuelas de esa letal enfermedad.

En este contexto, no obstante, el Doctor en Ciencias Raúl Guinovart, Decano de la Facultad de Matemáticas y Computación, a cargo de los gráficos de pronósticos sobre el curso de la pandemia, advirtió que en la actualidad “nos mantenemos en una meseta, entre 600 y mil casos oscilando en esa franja”.

Eso puede indicar que tenemos control de la situación, acentuó, “pero puede ocurrir lo que está indicando el modelo, que se disparen para los próximos días y no haya un control de la epidemia”.

Una conclusión que se encuentra dentro de la teoría de las probabilidades, pero que realmente no hace ni un poquito feliz a los cubanos: “hay bastante transmisión. Y sobre todo en La Habana”, exaltó el experto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + diez =

Último minuto