noviembre 27, 2022
23.2 C
Havana

La duquesa de María Teresa: De Cuba a Luxemburgo por amor

Foto: SYLVAIN LEFEVRE

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La duquesa María Teresa de Luxemburgo fue la mujer por la que el príncipe Enrique estuvo dispuesto a perder el trono. Esta habanera, de Marianao, se graduó de Ciencias Políticas en la Universidad de Ginebra y durante sus años de estudiante fue que conoció a su futuro esposo.

El suyo fue un romance que floreció a partir de una amistad, pero el príncipe Enrique de Luxemburgo, heredero del principado, tuvo que superar unos cuantos obstáculos para lograr que su familia aceptase su futura esposa, la cubanita María Teresa Mestre y Batista.

A pesar de cada vez es más común que los príncipes y reyes herederos decidan unir sus vidas a “plebeyas”, en la época en que ambos amantes se conocieron esto aún no era tan “normal”. En ese sentido la Duquesa de Luxemburgo, reconoció tras el fallecimiento de su suegra, la gran duquesa Josefina Carlota, que su relación fue tensa debido a sus orígenes, pues la duquesa madre aspiraba a que su hijo Enrique se casara con una princesa o con alguien de origen aristocrático.

El príncipe Enrique estaría dispuesto a pasar la más duras de las pruebas por casarse con María Teresa, renunciar a su trono, por lo cual al comprobar sus padres la seriedad de la relación estos aceptaron la boda.

La ceremonia ocurrió un 14 de febrero de 1981, y aunque más romántica no podía ser la fecha, parece ser que fue solo coincidencia, pues algunos especialistas afirman que en Luxemburgo apenas se celebran San Valentín.

La boda de los enamorados fue una ceremonia tan espectacular, de la cual aún hablan y rememoran revistas como Vanity Fair. “Y la novia no decepcionó: lució un espectacular modelo a medida de Balmain, la conocida casa de modas francesa. El vestido de novia, de manga larga y falda acampanada, incluía detalles de piel de lo más apropiados para el frío clima de febrero, así como una impresionante cola de dos metros de largo. Cumpliendo con la costumbre entre las novias de la realeza, María Teresa tomó prestada una tiara de su suegra (pese a su tensa relación), la tiara-collar de diamantes del Congo Belga, señal de los orígenes de la gran duquesa”, rememora el medio de prensa.

Entre algunos de los ilustres invitados reales se encontraban el príncipe Rainiero de Mónaco y Grace Kelly, cuya hija mayor, la princesa Carolina, habría sido una novia idónea para Enrique según la opinión de la época, a pesar de los propios orígenes plebeyos de su madre, una gran actriz de cine. También asistieron Felipe de Edimburgo, Balduino y Fabiola de Bélgica y María José, la que fuera reina consorte de Italia.

Del amor de esta pareja nacieron cinco hijos: Guillermo, Gran duque heredero de Luxemburgo; el príncipe Félix de Luxemburgo; el Príncipe Luis de Luxemburgo; la princesa Alejandra de Luxemburgo; y el príncipe Sebastián de Luxemburgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here