julio 1, 2022
25.9 C
Havana

En medio de la invasión rusa a Ucrania, Cuba demuele antiguo Restaurante Moscú

Fotos: RRSS

La enigmática historia del restaurante Moscú llega a su fin

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Uno de los lugares en La Habana de los 80 que los cubanos recuerdan con más nostalgia y cariño es el desaparecido restaurante Moscú, cuyo inmueble es ahora reducido a escombros por orden de las autoridades de la capital.

En el lugar del inmueble se construirá otro hotel para los turistas que visitan la Isla. Para nada sorprendente porque en Cuba las construcciones más comunes son precisamente los hoteles.

La historia del restaurante Moscú es algo trágica y enigmática. Inicialmente el edificio de la calle P entre 23 y Humboldt había alojado el cabaret Montmartre, flamante club y cabaret nocturno de los años 40 y 50 cuya fama se extendía a todo el mundo.

Cab Calloway, Edith Piaf o Nat King Cole fueron solo algunas de las grandes estrellas que lo visitaron. Ava Gardner y Frank Sinatra degustaron allí un pastel nupcial de cortesía durante su luna de miel en La Habana en 1947. Así de ilustre era La Habana, y así de reconocido era el Montmartre.

En 1960, un año después del triunfo de la revolución, fue nacionalizado y no fue sino hasta los años 70 que se le dio un nuevo uso: se convirtió en un gigantesco local gastronómico de estilo ruso y se renombró como Restaurante Moscú. Eran los tiempos de la influencia soviética en La Habana.

El lugar impresionaba, era suntuoso, bien engalanado y con una interminable fila de mesas casi siempre ocupadas con comensales nacionales que experimentaban los manjares de estilo ruso. El más famoso de los platos era la “sopa Salianska”, descrita por los jóvenes de ese momento como el plato estrella del lugar, con copiosos trozos de carne y un gusto particular.

El Moscú parecía haber heredado parte de la grandeza del Montmartre. Pero en 1989 un incendio consumió el lugar rápidamente. Las grandes mesas, las vigas enormes y el piso, todo de madera, sucumbieron a las llamas en minutos. Enigmáticamente el Moscú pasó a la historia el mismo año en que la Unión Soviética comenzaba a venirse abajo.

Durante 33 años el local estaría cerrado, sus puertas, que vieron pasar a tantos artistas de fama internacional en tiempos mejores, permanecían tapiadas y solo eran frecuentadas por los borrachos que debían hacer sus necesidades después de beber en el cercano Malecón.

Increíblemente la céntrica esquina permaneció en ruinas, ninguno de los gobiernos de la capital había puesto sus ojos en ella para devolverle su esplendor y ponerla a generar dinero. ¡Cuántos cuentapropistas hubieran invertido para administrar el famoso lugar!

Pero ya es definitivo, las empresas de construcción de la capital cubana iniciaron el jueves la demolición de las ruinas del lugar, que ahora serán ocupadas por un nuevo hotel de la cadena Gran Caribe, justo en medio de la invasión rusa a Ucrania.

Tres décadas demoró la decisión hasta que al final, como suele suceder, el turismo ganó a la historia, en una partida muy dispareja. Pese a la crisis económica de la Isla y una menor afluencia de turistas a causa, principalmente, de la pandemia de Covid-19, La Habana sigue proyectando y construyendo enormes hoteles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =

Último minuto