octubre 3, 2022
26.2 C
Havana

La esperanza en tres y dos

Foto: Twitter | Serie Nacional de Béisbol

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Resulta inquietante que tengan que venir del exterior a “revitalizarnos” el que consideramos nuestro deporte nacional. En su reciente visita a La Habana, Riccardo Fraccari, presidente de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC), ha mencionado ante la prensa cubana sus intenciones de potenciar el desarrollo del deporte de las bolas y los strikes en la isla.

El panorama desfavorable que hoy registramos, tanto en nuestro torneo doméstico como en eventos internacionales, con el punto más bajo en la no clasificación el pasado verano a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 –magna cita que nos reconoce como los máximos ganadores de la disciplina con tres coronas– han sido parte y causa de una debacle para un deporte declarado por demás Patrimonio Cultural de la Nación, concepto por el cual apostamos justo en el momento más delicado de la historia del béisbol cubano.

Solo faltan unos pocos días para el inicio de una nueva Serie Nacional, la edición número 61 de nuestros clásicos, la cual deberá superar nuevamente el reto de la Covid-19 y la inseguridad de los atletas involucrados, algunos de ellos reportados de positivos incluso antes del grito de ¡play ball!

Y el peligro se incrementa, pues se conoció que las gradas de los estadios volverán a recibir público. No obstante, en el Congresillo Técnico, que habitualmente se desarrolla antes de arrancar cada campaña, los directivos de la pelota no aclararon algunos aspectos que inquietan bastante a los aficionados.

La asistencia a las gradas debe ser al 50 por ciento, según dijo Juan Reinaldo Pérez Pardo, comisionado nacional de este deporte a la prensa presente en el salón Adolfo Luque de estadio Latinoamericano, pero algunos territorios deberán regirse por la situación epidemiológica imperante. Y similar ocurre con el precio de las entradas, pues cada gobierno provincial deberá determinar cuál es el monto, por lo cual podemos inducir que se hará historia, pues por primera vez desde que en 1962 se inauguraron las series nacionales, cada instalación cobrará por sus asientos un precio diferente.

Y lo más llamativo es que a menos de una semana para el comienzo de la campaña, prevista para arrancar el 23 de enero próximo con el choque inaugural entre Granma y Matanzas, campeón y subcampeón de la pasada zafra, todavía estos aspectos básicos no se dislucen. ¿Acaso los espectadores conocerán el precio de las entradas cuando lleguen al estadio? ¿Habrá palcos privilegiados en MLC?

Como siempre, la nebulosa que empaña todo lo que acontece en materia beisbolera prevalece entre los directivos. De cualquier modo sigue vivo el béisbol, gracias en buena medida a los fervientes aficionados, que incluso estuvieron pendientes al juego de exhibición que tuvo lugar el pasado 14 de enero, unas jornadas antes del inicio del calendario, entre Granma (vigente campeón) e Industriales (equipo más ganador), en saludo al aniversario 60 de las series nacionales.

Un compromiso desarrollado en el Latinoamericano, que contó con poco público en las tribunas, ya que la asistencia fue por invitación, pero de igual manera encendió las redes sociales, pues la pelota definitivamente es parte de nuestra idiosincracia. La victoria de los Alazanes después de una gran batalla en 10 entradas con pizarra final de (11-3), también avisó de la buena forma en que llegan los dirigidos por Carlos Martí a defender el título conseguido un curso atrás. Era un choque sin importancia y terminó jugándose pelota de calidad.

Lo cierto es que es aún temprano para sacar conclusiones, el torneo a penas se dispone a cumplir las primeras fechas. Esperemos que nos sorprenda y se allane el camino hacia mejores tiempos. Los fanáticos al béisbol aguardan desde hace rato porque lleguen los benditos resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto