julio 3, 2022
23.1 C
Havana

¿Qué sabemos sobre los médicos fallecidos por COVID-19 en Cuba?

Foto: Ariel Leyra

Texto: Mónica Fernández

El 28 de enero de 2021, el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba, Dr. Francisco Durán, notificó que había fallecido el primer médico en la Isla como consecuencia del COVID-19. Es el paciente de 49 años reportado en el parte diario del MINSAP. ¿Quién era este doctor?

El Dr. Reynaldo Blanco, un médico con casi 26 años de experiencia, trabajaba en el policlínico 13 de marzo de Alamar y era Testigo de Jehová.

En el mes de noviembre, el Dr. Blanco visitó a un hermano de religión proveniente de los Estados Unidos; dado que los PCR de esta persona fueron negativos y que transcurrió un mes entre este contacto y el inicio de sus síntomas, se puede descartar que fuese la fuente del contagio. El 22 de diciembre nació su nieto y varios miembros de la familia coincidieron; los familiares con los que interactuó en ese momento tampoco se contagiaron.

Una fuente cercana a la familia afirma que el Dr. Blanco atendió en el policlínico a personas que luego resultaron estar contagiadas de COVID-19. Sus síntomas comenzaron tras terminar una guardia el 29 de diciembre y decidió auto aislarse; aun así, su esposa e hija se contagiaron. Ninguna de las personas con quienes tuvo contacto previo al 29 de diciembre, incluida una paciente con cáncer terminal a quien consultaba en su domicilio, han reportado síntomas.

El 31 de diciembre, el Dr. Blanco fue remitido al hospital Emergencias por sospecha de dengue. Tras insistir, le indicaron una toma de muestra para PCR. Este debe ser el resultado negativo que menciona el reporte del MINSAP. Días después, una segunda toma de muestra finalmente lo diagnosticó como caso positivo de COVID-19, y fue ingresado nuevamente. Para ese entonces su estado se había agravado y se le trasladó a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Según ha conocido Cuba Noticias 360, el MINSAP está pendiente de dar respuesta a una reclamación de un familiar que afirma hubo negligencia en el tratamiento al Dr. Reynaldo Blanco. Se fundamenta en que fue el propio doctor quien tuvo que insistir para que se le realizara la toma de muestra para PCR, y que no le indicaron oxígeno pese a tener hipoxemia.

El estado del Dr. Reynaldo Blanco se agravó con una neumonía provocada por la ventilación mecánica, que evolucionó en un absceso pulmonar, neumotórax, shock séptico con fallo renal agudo, hasta que finalmente hizo una parada cardíaca y falleció el 25 de enero de 2021. Su muerte se reportó en el parte del MINSAP 48 horas después.      

Un día más tarde de anunciar este deceso, el Dr. Durán hubo de aclarar que el Dr. Reynaldo Blanco no fue el primer galeno que murió por COVID-19 en Cuba. La ciudadana de Guantánamo de 50 años que aparece como fallecida en el parte del día 25 de enero era la Dra. Kenia Rojas, especialista de primer grado en Medicina General Integral, e Imageneología. En su intervención televisiva el Dr. Durán no ofreció muchos detalles sobre cómo contrajo la enfermedad; solo dijo que residía en un área con varios casos positivos. Un post en Facebook de un usuario que se identifica como Dr. Miguel Jesús Morán – que fue luego borrado – parece ser la causa de la aclaración televisiva.

En el mismo, se menciona no solo el fallecimiento de la Dra. Rojas, sino el del Dr. Geovanis Rogelio Delisle Cobas, especialista en nutrición humana y máster en enfermedades infecciosas.

La muerte del Dr. Delisle – de quien se ha dicho que fue Director Provincial de Salud de Guantánamo y jefe de la misión médica cubana en Ghana – no ha sido confirmada por ningún medio oficial, pero sí a través de las redes sociales. Otro post menciona que la Dra. Rojas fue una de las especialistas que lo atendió.

Es de agradecer que la Sociedad Cubana de Imagenología dedicara el 4 de febrero un homenaje a la Dra. Rojas a través de su perfil en Facebook.

El 8 de febrero de 2021, el Dr. Durán confirmó el fallecimiento de un médico de 63 años del Hospital Universitario Clínico Quirúrgico Comandante Manuel Piti Fajardo. Citó como fuente de infección su contacto con casos positivos, sin detallar si ocurrió o no durante el ejercicio de su profesión. Aunque no lo nombró directamente, ya usuarios en las redes sociales habían dado la noticia desde horas antes: era el Dr. Francisco Fidel (Paquito) Llorente Llanos, cirujano especialista de segundo grado en coloproctología y titular durante casi tres décadas de dicho departamento en el Fajardo. Días atrás comentarios en Facebook lo mencionaban como uno de los pacientes en estado crítico. El Dr. Llorente es el tercer médico que el MINSAP ha confirmado públicamente que murió debido al COVID-19.

La falta de información sobre cómo se han contagiado los médicos cubanos fallecidos por COVID-19 ha dado lugar a múltiples especulaciones. Más allá de ello, es de conocimiento popular que la salud pública cubana se encuentra atravesando un período de graves carencias materiales. No son pocos los usuarios – entre ellos profesionales médicos – que han expresado públicamente su preocupación por la falta de material de protección. El perfil de Alina Arcos, quien se identifica en Facebook como doctora del Hospital Universitario General Calixto García, lo resume de esta manera:

Reportes en redes sociales hablan de otros profesionales médicos también fallecidos a consecuencia de COVID-19: un doctor en Santiago de Cuba y una enfermera proveniente de Venezuela de la cual no mencionan la provincia de residencia. Igualmente, algunos internautas refieren que hay casi un centenar de especialistas de la salud contagiados en Guantánamo y más de una veintena en Santiago de Cuba. Pero nada de esto ha podido ser verificado más allá de los rumores. No obstante, resulta significativo que el sábado 6 de febrero de 2021 la edición impresa del periódico santiaguero Sierra Maestra anunció en una escueta nota el nombramiento de la Dra. María Eugenia García Céspedes como nueva Directora Provincial de Salud, sin mencionar las causas de la destitución o renuncia del anterior directivo, Dr. Guillermo Mora García.

En una reciente entrevista, el director provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología en Santiago de Cuba, Dr. Ricardo Manet Lahera, afirmó que aquellas personas que ingresan a las instituciones hospitalarias con diagnóstico confirmado de COVID-19 y, ya negativizadas, fallecen por complicaciones asociadas a la enfermedad, no son incluidas en el parte diario de fallecidos que ofrece el MINSAP.

¿Es esta la razón por la que no han sido reportadas las muertes de los profesionales médicos de quienes se habla en las redes sociales?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =

Último minuto