noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

¿Los muertos vivientes hacen colas en Cuba?

Fotos: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Cada cuatro de febrero se celebra el Día del Orgullo Zombie, fecha que, aunque muchos no lo crean, tiene gran cantidad de seguidores y que sólo por las condiciones epidemiológicas actuales, no se festejará con algunas de las actividades acostumbradas en diversos lugares del mundo.

Resulta un tanto gracioso pensar en esta festividad, que parece una justificación más solo para celebrar algo, y la verdad, es que se debe a que, el cuatro de febrero de 1968 se estrenaba la película “La noche de los muertos vivientes”, dirigida por George Andrew Romero.

En el film, un grupo de personas intenta sobrevivir en el interior de una granja a un apocalipsis zombie provocado por causas desconocidas; Romero ha dirigido una gran cantidad de películas de esta temática, convirtiéndose en uno de los referentes del género.

Los fans tomaron como referencia la película para el Día del Orgullo Zombie, iniciativa que nació en Estados Unidos, pero se ha extendido y cuenta con adeptos en todo el mundo.

Con la Covid-19 y los acontecimientos locos del 2020, en las redes hay quienes han dado rienda suelta a la imaginación con memes y teorías que suponen, no estamos tan lejos de un verdadero apocalipsis zombie, ya que si se piensa, cada una de esas películas comienza por alguna pandemia o enfermedad de talla mundial, que si no es ella, es la vacuna que se usa para abatirla lo que provoca la conversión en zombies de todos.

Si quisiéramos seguir por esa línea, y miramos hacia la realidad cotidiana del cubano, hasta se nos puede ocurrir que zombies, ya somos desde hace un tiempo, al típico reclamo de “¡Cerebros!”, ponle en su lugar: “¡Pollo! ¡Arroz! ¡Detergente! ¡Papel sanitario!”, o cualquiera de esos productos básicos necesarios.

Sin irlo pidiendo a gritos, la escasez sí hace que lo repitamos mentalmente como un mantra, y que muchos vaguen de un lado a otro para conseguirlos, ¿esperabas por las hordas? Que más que una cola repleta, medios de transporte a tope o panaderías llenas de personas desesperadas.

En cuarentena por la Covid-19, escondidos en los hogares, huyéndole al virus, evitando salir a las calles, y en la lucha diaria contra una pandemia que se proclama peor aún que el coronavirus: el hambre; algunos parecemos los sobrevivientes, sino los muertos vivientes, de aquella película de George Andrew Romero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + diecisiete =

Último minuto