octubre 26, 2021
25.2 C
Havana

Nitza Villapol y los 70 años del estreno de Cocina al minuto

Fotos: Tomadas de Alamesa

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

¿Han pensado cómo se las arreglaría Nitza Villapol parara llevar adelante Cocina al minuto en las actuales circunstancias cubanas? Ya tenemos el recuerdo de Nitza en el periodo especial cuando hacía “magia” para preparar y recomendar recetas de cocina a la familia, en medio de un desierto económico en que los cubanos sobrevivían y las madres sobre todo realizaban lo imposible para llevar un plato a la mesa. Eso, hasta que un día de 1993 un directivo de la televisión decidiera sacarlo del aire, en un momento que quizá era más necesario que nunca.

La pregunta, sin embargo, resurge ahora cuando la televisión transmite un spot para recordar los 70 años de uno de los programas más emblemáticos de la televisión en la isla, transmitido por primera vez en 1951 a través de Unión Radio TV.

Desde los 90 Cuba no ha salido de la crisis económica; han existido etapas que han permitido respirar, pero la crisis siempre ha estado ahí, latente y tensionando la economía familiar y las perspectivas de todo un país.

Ante este nuevo spot de la televisión que muestra a Nitza en plena faena es imposible no preguntarse qué haría la comunicadora hoy, cuando Cuba vive una etapa que muchos comparan con el periodo especial, incluso algunos van más allá y aseguran que se trata de una época más grave que la de los años 90. 

La maestra de cocina ante este escenario podría recurrir a su “magia” para tratar de que los cubanos conservaran alguna esperanza en la preparación de las recetas y, tal vez, recomendaría experimentar con platos o ingredientes que ni imaginamos.

Pero de lo que tenemos certeza es que se la vería bien difícil para realizar su programa con este cerco  de penurias y escaseces,  que nos ponen la soga al cuello cada día no solo para conseguir los alimentos sino en casi todos los órdenes de la vida diaria.

“Con ustedes, Cocina al minuto, con recetas fáciles y rápidas de hacer”. Con esta frase Nitza anunciaba la salida al aire de un programa que la convirtió en una de las personas más queridas entre los cubanos.

La famosa presentadora nació en Nueva York en 1923 y sus padres fueron cubanos que emigraron a Estados Unidos. En 1935 regresaron a Cuba, donde ella se doctoró en Pedagogía por la Universidad de La Habana, mientras alimentaba su afición por la cocina con la recopilación de diversas recetas.

Su interés en presentar un programa de cocina la llevó a contactar con el magnate de los medios de comunicación en Cuba, Gaspar Pumarejo, quien accedió a su propuesta.

Personas cercanas a la futura presentadora relataron que el principal obstáculo que tenía era que no sabía cocinar, impedimento que se resolvió con la entrada al espacio de Margot, su ayudante. Las dos conformarían un binomio inseparable en la televisión cubana por varias décadas, en las que mostraron a los televidentes  los secretos más increíbles del arte de la cocina aun en los contextos más difíciles. 

Junto a su habitual presencia en los medios de comunicación escribió varios libros de cocina, que siguen siendo como una “bliblia” para muchas cubanas y cubanos, porque en más de una ocasión los han sacado de los apuros “culinarios. Entre ellos se encuentran obras como “Cocina Criolla”, “Cocina al minuto”, “Nitza Villapol”, “Cocina al minuto: Recetas tradicionales cubanas”.  Además, mediante estos títulos no son pocos los que han podido comenzar a dar sus primeros pasos en la cocina y conocer las esencias e historia de la cultura culinaria cubana. 

Existieron intentos por regresarla a la pantalla tras la retirada del  programa en 1993, pero la presentadora y maestra falleció en 1998 en La Habana.

En una entrevista con Juventud Rebelde en 2009, Margot, fallecida en 2016, recordaba sus estrechos vínculos con Nitza y los detalles de la preparación del programa.

“A Nitza no le gustaba cocinar; la que cocinaba era yo. Decía que yo era su mano derecha, porque ella era izquierda. Era maestra, y sabía mucho de nutrición y de dietética. Me llamaba a mi casa: “Margocita, ¿qué vamos a hacer hoy, qué hay en la calle?”. Y yo, que desde chiquita andaba en la cocina, preparaba un plato. Nunca cogí un lápiz, las recetas me las sabía de memoria”, rememoró.

“Cuando ella llegaba al estudio, media hora antes del programa, le decía: “Mira, Nitza, hice esto y esto otro. Aquí tienes los materiales, ahora vamos a analizar el plato”. Ella lo probaba y le daba los puntos finales. “Quedó bueno, pero le falta esto”, o “¿tú no crees que se pueda cambiar este ingrediente?”. Así, cuando iba a empezar ya tenía su receta hecha”, explicó Margot.

No ha existido un programa de cocina que se acerque a la popularidad que alcanzó este espacio que estuvo en las pantallas durante casi 45 años.  

A pesar de nacer y mantenerse en otros contextos televisivos, con menos acceso a tecnologías, Cocina al minuto, por el carisma, entrega y conocimiento de Nitza, junto a su eterna ayudante Margot, se colocó para siempre en la historia de la televisión en la isla y en la memoria de diversas generaciones de cubanos y cubanas, quienes hoy, cuando ven el spot en la televisión podrían coincidir en la misma interrogante: ¿Qué haría Nitza en medio de las actuales circunstancias? 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − 4 =

Último minuto